La desgracia de ser yazidí en territorio ISIS

Un nuevo informe de Naciones Unidas pone al descubierto la manera generalizada y sistemática con la que el grupo terrorista Estado Islámico (ISIS) comete "terribles atrocidades" contra los yazidíes y otras comunidades étnicas y religiosas en Irak.

Compilado por la Misión de Asistencia de la ONU en Irak (UNAMI) y la Oficina del Alto Comisionado de la ONU para los Derechos Humanos (ACNUDH), el informe detalla los desgarradores testimonios de aquellos yazidíes que lograron sobrevivir a las atrocidades del ISIS en Irak desde el ataque de Sinjar en agosto de 2014. 

Matanzas sistemáticas y generalizadas, violencia sexual, tratos crueles, inhumanos y degradantes, conversiones forzadas, esclavitud sexual o desplazamiento forzoso son algunos de los abusos destacados en el informe.

El documento recoge los testimonios de aquellos que estaban entre las 308.315 personas (la mayoría yazidíes) que huyeron del distrito de Sinjar. Se estima que aún quedan en Irak 360.000 yazidíes desplazados que necesitan atención psicológica de forma urgente.

Las mujeres entrevistadas por la ONU han relatado cómo fueron vendidas en varias ocasiones o cómo fueron separadas de sus bebés e hijos. Una mujer contó que fue vendida a un sirio combatiente del ISIS de 26 años de edad que la violó regularmente durante al menos 15 días amenazandola con matar a sus hijas si no se sometía.

Otra mujer fue comprada y vendida hasta en seis ocasiones. Se las arregló para rescatar a su hija de siete años de edad. Para tratar protegerla del hombre que la tenía retenida, rapó el pelo y las cejas de su pequeña, la puso un pañal y afirmó que tenía un retraso mental. Aún con ello, un miembro del ISIS trató de violarla. Finalmente y gracias a la ayuda de un contrabandista, la mujer logró huir con su hija.

En cuanto a los hombres, el informe destaca el asesinato sistemático contra ellos. En un caso documentado, hasta 600 hombres fueron asesinados en el distrito de Tel Afar. En otros casos, los varones fueron obligados a convertirse al Islam para evitar la muerte.

El representante especial y jefe de la UNAMI, Ján Kubiš, recuerda que aproximadamente 3.500 mujeres, niñas y algunos hombres, en su mayoría pertenecientes a la comunidad yazidí, siguen estando secuestrados por el ISIS.

"Dos años después de la caída de Ninewa, la comunidad Yazidí continúa siendo blanco del ISIS. Miles de hombres, mujeres y niños han sido asesinados o han desaparecido o permanecen en cautiverio donde son sometidos a un abuso sexual y físico indescriptible" señaló.

DT
 

Atención!

Para comentar debes iniciar sesión. Si no es un usuario registrado regístrese ahora.

Iniciar sesión Regístrate