Expertos de la ONU instan a Turquía a respetar los derechos humanos

Un grupo de expertos en derechos humanos de Naciones Unidas ha instado al partido gobernante en Turquía, el AKP, a cumplir con sus obligaciones en defensa de los derechos humanos tal y como exige el derecho internacional incluso en el actual estado de emergencia en el que se encuentra el país tras el fallido golpe de Estado.

La petición de los expertos lanzada hoy viernes en Ginebra se ha presentado como una matización de la invocación del artículo 4 del Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos (PIDCP), referido para situaciones como las que vive hoy Turquía. El artículo permite a los Estado relajar temporalmente algunas de sus obligaciones bajo estrechas condiciones. Turquía firmó el PIDCP en 2000 y lo ratificó en 2003.

"La invocación del artículo 4 sólo es legal si existe amenaza para la vida de la nación, una condición que no se cumple en este caso" apuntaron los expertos. "Incluso en las situaciones en las que cumpla con este alto umbral, el artículo 4 establece los límites para que un Estado se desvíe de sus obligaciones en virtud del pacto" añadieron.

"Uno no puede evitar, incluso en momentos de emergencia, la obligación de proteger el derecho a la vida, prohibir la tortura, adherirse a los elementos fundamentales del debido proceso y a la no discriminación, y proteger el derecho de todos a la creencia y opinión" dijeron los expertos.

"La disposición de excepción en virtud del artículo 4 no da carta blanca para ignorar todas las obligaciones en virtud del PIDCP" agregaron. "Aun cuando se haya permitido la excepción, el gobierno tiene la obligación legal de limitar las medidas a las que sean estrictamente necesarias según las necesidades de la situación" señalaron.

Desde el que el golpe fracasara (15 de julio) y a raíz de la proclamación del estado de emergencia (20 de julio), la sociedad turca ha visto una escalada de detenciones y purgas sin precedentes, en particular en los sectores de la Educación, los medios de comunicación, los militares y la Justicia.

Además, las denuncias de torturas y las lamentables condiciones en las que se encuentran los detenidos han planteado serias dudas sobre las disposiciones legales que permiten la supresión de los derechos humanos más básicos.

"Si bien entendemos la sensación de crisis en Turquía, nos preocupa que las medidas del gobierno para limitar una amplia gama de garantías de derechos humanos vayan más allá de lo que pueda justificarse a la luz de la situación actual" recordaron los expertos.

Es por ello que los expertos han instado al AKP a mantener el estado de derecho en tiempos de crisis. "Turquía está pasando un periodo crítico. Las medidas de suspensión no deben ser utilizadas para llevar al país a una crisis más profunda" concluyeron.

DT
 

Atención!

Para comentar debes iniciar sesión. Si no es un usuario registrado regístrese ahora.

Iniciar sesión Regístrate