Deportes
Tercer tiempo

Empate, pero se ganó en orden y solvencia

Tal vez es percepción mía, pero pude notarle al Bravos de Luis Fernando Tena un temple que con Caballero no tenía

Cortesía / Jugadores de los Bravos

Luis Miguel Rodríguez Cruz

martes, 12 enero 2021 | 07:30

Tal vez es percepción mía, pero pude notarle al Bravos de Luis Fernando Tena un temple que con Caballero no tenía, mismo que derivó en esa capacidad para, con 10 hombres, saberse plantar mejor en el campo y afectarle el sistema nervioso al Pachuca. Qué ironía: el que se supone debería haberse derrumbado por quedarse con un hombre menos fue el que se acomodó mejor en el terreno de juego con ese 4 – 4 – 1 obligado por las circunstancias. Creo que ya sin Marco Fabián los jugadores de Juárez entendieron que a todos les correspondía dar un 110%, un extra más de lo habitual ante el contexto que se les presentaba. Y lo lograron. Qué golazo de Velázquez que se hizo presente ante la desgracia reinante, misma que revirtió con su gran gol en jugada a balón parado. Gol al mero estilo de su compañero Lezcano. 

Y sí, lo que Bravos demostró ayer fue que ganó en orden y ya no se enloqueció tanto al ataque como sucedía con Caballero. Claro es que apenas fue la fecha 1 y queda un inmenso camino por recorrer, pero en una durísima prueba que representaba jugar en Pachuca, los de Juárez (con la desventaja de haber sufrido la rigorista expulsión de Fabián que primero tocó el balón) entendieron a lo que se debía jugar lo que restaba del partido. Se aplaude la paciencia para leer los tiempos del juego, para nunca desesperarse en ningún momento. También sucede que en los partidos, a veces, hay justicia divina y Pachuca también se quedó con uno menos. Y es que el local nunca se encontró en el campo, salvo los minutos posteriores a la expulsión de Fabián donde trató de imponerse, ni volvió a tener claridad en sus ideas. 

Por supuesto que el campo se volvió inmenso cuando la cosa estaba 10 contra 10; a redoblar esfuerzos y a correr más. En eso es en lo que Bravos tuvo más ahínco que el Pachuca. A Caballero se le agradece la garra que dejó, y eso, aunado al orden de Tena, podrá derivar en un Bravos que carbure mejor en éste torneo. Todos destacaron en su respectiva función, casi sin fisuras, con casi nada de desperdicio. Pachuca hizo todo lo posible por empatar y al final lo consiguió agónicamente, pero queda el buen sabor de boca de un manejo casi ejemplar del partido por parte de Bravos. Al final el empate fue “justo”.  

En lo que cada uno de los equipos planteó, el que ganó en estrategia fue Bravos que se quedó con la miel en los labios para haber podido debutar con triunfo como visitante. Bravos espera el próximo viernes a Xolos de Tijuana que vienen urgidos tras su empate en casa ante Pumas. Juárez no debe olvidar que cuando en el pasado torneo tuvo las cosas a modo se desconectó en momentos vitales y se desmoronó. Que eso no les suceda en este nuevo torneo.