Deportes

¿Es el silbato electrónico el futuro del arbitraje?

Preocupa que el instrumeoto tradicional requiere una respiración profunda y luego una ráfaga forzada de aire lleno de gotas en plena era del coronavirus

The New York Times
The New York Times

The New York Times

lunes, 29 junio 2020 | 10:47

Más de 140 años después de su debut, en el fútbol inglés, el silbato es el sonido más reconocible en los deportes.

Desde campos de fútbol hasta estadios de baloncesto y colchonetas de lucha, desde deportes juveniles hasta profesionales y de un continente a otro, el silbato es el hilo que se abre paso a través de los deportes mundiales. A menudo marca el comienzo y el final de un evento, señala pausas y se reinicia en momentos tensos, y actúa como un signo de exclamación después de una gran jugada. En la sinfonía del deporte, el silbato es la soprano: crujiente, distinto y capaz de dejar sonar las orejas.

Pero en la era del coronavirus, el silbato puede enfrentar un desafío existencial o, al menos, un replanteamiento serio. Para usar casi cualquier silbato se requiere una respiración profunda y luego una ráfaga forzada de aire lleno de gotas, cosas que, durante una pandemia, preocupan profundamente a los expertos médicos.

¿Hay una mejor manera? Eso es lo que la gente sigue preguntando a Ron Foxcroft.

Foxcroft, un oficial de baloncesto olímpico, es el nombre más confiable en América del Norte cuando se trata de silbatos. Su compañía, Fox 40, vende alrededor de 15 mil por día, principalmente el llamado “silbato pealess”, que representa la mayor parte de su negocio.

Hace aproximadamente una década, Fox 40 también comenzó a fabricar y comercializar un silbato electrónico. Funciona con solo presionar un botón, y sus tonos se pueden ajustar mediante un interruptor lateral. Las versiones actuales en el mercado producen sonidos que van desde 96 a 120 decibelios (o desde el sonido de un cortacésped hasta el de una sirena de ambulancia).

La versión de Fox 40 es uno de los pocos modelos disponibles, sus clientes incluyen a la NBA y la NFL.

Verne Harris, un oficial de baloncesto durante 32 años, dijo en una entrevista que no sabía que el silbato electrónico existía hasta esta primavera. Pero durante su pausa de arbitraje impuesta por el coronavirus, dijo, ha estado reflexionando sobre los cambios que podrían estar llegando a la profesión.

"Realmente no pensé en nada que fuera una alternativa, pero pensé: en el momento en que tocan la pelota y luego tocamos la pelota y luego la pateamos, nos damos la vuelta y nos ponemos el silbato en la boca”, dijo Harris. "Y cuando tocas el silbato", agregó, "entonces todas esas partículas están saliendo al aire".