Deportes

Hambriento de triunfo

Ricky Ramírez, y Whistle Stop Café, buscarán llevarse el gran premio de 3mdd del All American Futurity

Ruidoso Downs

Eduardo Morán / El Diario

sábado, 05 septiembre 2020 | 06:00

Si hay un jinete en la alineación del All American Futurity de este lunes que está hambriento por llegar al círculo de ganadores, ese es Ricky Ramírez, que llevará ese apetito a la puerta de salida con Whistle Stop Café, la potra invicta que lleva el nombre de un restaurante en la ciudad natal del criador Bobby Cox, Weatherford, Texas.

“He corrido en el All American un montón de veces y he terminado en casi todos los lugares menos el primero”, dijo Ricky en el área del granero esta semana al sitio oficial de Ruidoso Downs, mientras preparaba a la potra. Ella es la favorita 3-1 en la carrera y usará el número siete.

Esta podría ser la mejor oportunidad de Ricky de ganar el All American Futurity y lograr su objetivo profesional a los 35 años. Ramírez llevó a Whistle Stop Café a la victoria en el Rainbow Futurity, con bolsa de un millón de dólares, y luego se clasificó para el All American con facilidad al ganar su prueba el pasado 21 de agosto. La potra ha ganado cinco carreras seguidas que incluyen el Heritage Place Juvenile en Remington Park.

“Encajamos bien el uno para el otro. Ella ha sido perfecta en todo el tiempo que hemos estado juntos, así que hay algo de presión para mantenerla así. La ayudé a regresar en nuestro rancho de entrenamiento en Lubbock el otoño pasado, y realmente no se destacó hasta que la llevamos a Remington en la primavera. Ahora es el caballo más rápido del establo”, comentó Ricky.

El entrenador Blane Wood ha afirmado que Whistle Stop Café es la potranca más rápida que ha entrenado.

Hoy, Ricky es considerado uno de los mejores jinetes de la nación con casi mil 300 victorias en su carrera y 36 millones de dólares en ganancias. El porcentaje de victorias de su carrera es del 17 por ciento. Ha ganado casi todas las carreras de stakes importantes, excepto el All American Futurity.

“Realmente quiero ganar. Cuando era solo un niño, recuerdo que mi familia conducía desde Odessa todos los años solo para ver el All American. Todavía hacen el mismo viaje para verme montar. Estoy agradecido por el apoyo de mi familia”, recordó Ramírez.

Ricky clasificó a dos caballos para la final del lunes, Whistle Stop Café y Caliente Caramelo para el entrenador Blane Wood. Ricky monta casi exclusivamente para el establo de Wood.

“Somos un esfuerzo de equipo. Hay muchos que comparten un rol en nuestro éxito”.