Deportes

Resiente lesión

Joaquín Esquivel, mediocampista de Bravos, se alejará de las canchas por una nueva molestia en su pie derecho

Archivo

Jesús Rodríguez / El Diario

domingo, 28 junio 2020 | 06:00

De cuatro a ocho semanas tendrá que estar fuera de las canchas el seleccionado nacional mexicano Sub-23 y jugador de los Bravos de Juárez Joaquín Esquivel Martínez, luego de resentir una lesión que sufrió en un entrenamiento el torneo anterior.

El futbolista del conjunto fronterizo será valorado este día en Monterrey y el próximo miércoles en Guadalajara para decidir si se somete o no a una operación debido a la fisura que tiene en la planta del pie derecho.

“Tuve una lesión hace dos meses, un golpe en el pie derecho que se me dio en un entrenamiento previo al juego en contra de León. Terminé jugando infiltrado los dos últimos juegos del Clausura 2020, en contra de León y Tigres”, comentó el jugador originario de Zacatecas.

Joaquín aseguró que, con el parón de la Liga y posteriormente la cancelación del torneo, iba en franca mejoría, ya que le vino muy bien todo este tiempo de confinamiento, pero la molestia se volvió a presentar el lunes pasado en el entrenamiento del equipo juarense.

“La primera semana de entrenamiento en cancha no tuve complicaciones, podía correr muy bien, trotar, pegarle al balón; era muy ligera la molestia, era como un piquetito. El problema fue el lunes, ya no podía caminar, ya que al pisar dolía bastante”, señaló.

Después de unos primeros estudios, el médico del conjunto fronterizo, Luis González, le dijo que tenía una fisura en el pie derecho, concretamente en donde apoya para dar el paso.

“Las opciones que ahorita tengo, que me han dicho, son dos. La primera es parar cuatro semanas totales, esperar a que pegue la fisura, pero si no pega tendrá que hacerse la operación. Te hablo de un mes si decido esperar y de otro mes más si definitivamente tengo que operarme. Si decido operarme de una vez, para asegurarme de que quede bien, sería un mes de todos modos”, manifestó el jugador de 22 años.

A mediados del torneo pasado un esguince en la rodilla izquierda obligó a Esquivel Martínez a tener una concentración diferenciada con la Selección Nacional de México Sub-23, ya que tuvo que estar en terapia en el Centro de Alto Rendimiento (CAR) de la Federación Mexicana de Futbol.

El jugador de los Bravos fue convocado por el entrenador Jaime Lozano para trabajar en las instalaciones del CAR de cara a lo que iba a ser el Torneo Preolímpico de la Concacaf.

“La verdad sí me pegó mucho, porque ya había entrenado, me sentía bien, además ya había fecha de arranque para el torneo y estaba bastante motivado por volver a jugar la Liga, pero ni modo así es esto. Ahora lo importante es estar bien para tener un buen rendimiento, de nada me sirve jugármela así, es preferible estar al 100 para dar lo mejor de mí con Bravos”, expresó.