Deportes

Silencia Covid-19 grito polémico en estadios de México

Ausencia de público le da un respiro a las autoridades deportivas que buscan erradicar la expresión catalogada como discriminatoria

Reforma

Édgar Contreras
Reforma

jueves, 18 junio 2020 | 07:31

Ciudad de México.- La campaña más exitosa de la Liga MX y la FMF para erradicar de los estadios el "¡eeehhh, puuu..!" ni siquiera fue planeada.

No todas son malas noticias por el futbol a puerta cerrada. La ausencia de público le da un respiro a las autoridades deportivas, ante el endurecimiento de las sanciones de la FIFA para aquellos países en los que persistan actos racistas o discriminatorios, como es el caso de México.

El "¡eeehhh puuu..!" se niega a morir, pese a que los aficionados se exponen a ser expulsados de los estadios o incluso a afectar a su equipo, tanto en lo deportivo como en lo económico.

A mediados de noviembre de 2019 se implementó un protocolo en el balompié mexicano para combatir el grito. Las medidas van desde la suspensión temporal de un juego y el veto hasta la remisión del club a una División inferior.

Los castigos no asustan al aficionado mexicano.

Cuatro partidos fueron detenidos ante la reincidencia del público en dicha expresión discriminatoria, durante el despeje de los porteros.

En muchos otros juegos la gente se controló luego de la primera advertencia.

Los cambios en el Código Disciplinario de la FIFA le dan facultades al árbitro para detener un partido, e incluso suspenderlo, en caso de que detecte expresiones racistas o discriminatorias.

El 25 de octubre de 2019 se detuvo por primera vez un juego, el Atlas vs. Necaxa que se desarrolló en el Estadio Jalisco.

El siguiente torneo, en ese mismo escenario, se repitió el incidente. Por ese motivo, los rojinegros jugaron sin público en su próximo encuentro como locales.

La polémica no paró ahí. Semanas después, la Comisión de Árbitros cambió la designación del árbitro Adonaí Escobedo, a petición del Atlas, ya que presuntamente podría argumentarse una falta de parcialidad de su parte, en caso de que la gente incurriera en el grito.

El respiro de la Liga MX se da justo en un contexto mundial en el que diversos sectores sociales reclaman condiciones equitativas, y el fin a actos de discriminación y racismo, como el que derivó en la muerte del ciudadano afroamericano George Floyd en Estados Unidos.