Deportes

Tercer Tiempo: Aquí no hay novedad...

Todo indica que Bravos ya claudicó; los de Caballero ya tiraron la toalla. El argentino también

El Diario de Juárez

Luis Miguel Rodríguez Cruz

sábado, 17 octubre 2020 | 10:07

Todo indica que Bravos ya claudicó; los de Caballero ya tiraron la toalla. El argentino también. Cuando uno se ponía a pensar si a Bravos le podría ir todavía peor en el torneo, pues sí: perdió con el más malo. Mazatlán venía con una racha más lamentable que la de Juárez y en 8 minutos se despacharon a los de Caballero. Antes de los primeros 10 minutos, Bravos ya perdía 2 a 0; y se acabó. Se agradece la reacción como siempre en varios partidos. Bravos es bueno para reaccionar, pero es muy malo para mantener un nivel de juego constante durante los 90 minutos. De un tiempo para acá necesitan verse en la lona para reaccionar. Así no, definitivamente no. Es rescatable para Bravos que el marcador haya terminado 3 a 2, porque hubo un momento en donde llegamos a pensar que terminaría 5 o 6 a cero. Por eso vuelvo al puto: se agradece la reacción, como siempre. Pero también, como siempre, nunca es suficiente.

Para algunos, sobre todo dentro del cuerpo técnico, la reacción será motivo suficiente para seguir creyendo en su proyecto, pero parece que ya solamente ellos (los de la banca) creen en ello. Los jugadores comienzan a pecar de algo serio: falta de profesionalismo. ¿qué será preferible? ¿creer que están como están por poco profesionales? ¿o pensar que están así porque son, definitivamente, malos futbolistas? Usted mismo hágase estas preguntas y respóndalas. Los 7 minutos agregados dieron cierta esperanza, pero fue solamente un consuelo poco duradero. Claro está que Mazatlán terminó sacando el cobre: el de un equipo muy malo, tan malo como Bravos porque tenía un 3 a 0 a favor y acabó 3 a 2. Eso es Mazatlán.

Es curioso, porque así como hay tierras donde no se da una buena cosecha, parece que la ciudad de Juárez es una tierra muy poco fértil para que exista un equipo protagonista. A las pruebas me remito: los resultados de Bravos y de las franquicias que han existido. Hace falta un ejercicio de autocrítica dentro de la institución: desde los dueños, cúpula directiva, cuerpo técnico y plantel. Sería bueno que Caballero utilizara una alineación solamente de mexicanos (aunque Lezcano se salva) porque los extranjeros no dan un extra, no hacen diferencia y solamente están ocupando un puesto que bien podría ser ocupado por un futbolista nacional.

Algo se perdió en el camino. Bravos llegó a tener una racha positiva e ilusionante, pero así como esa racha llegó, se esfumó. Toca iniciar una reconstrucción desde ya. No hay que perder tiempo. Como le mencioné al principio: ya claudicaron en este torneo. Hay que pensar en el que sigue y en una buena reconstrucción. Sin embargo surge un incógnita tremenda: ¿existe capacidad directiva para recomponer esto?...