Deportes

Tercer tiempo: Victoria que apaga el infierno

Este partido nos mostró a dos equipos diferentes de Bravos

Luis Miguel Rodríguez Cruz

miércoles, 09 septiembre 2020 | 07:04

Vayamos por partes porque este partido nos mostró a dos equipos diferentes de Bravos. Como si tuviera dos caras, como si se tratara del famoso Doctor Jekyll y Mr. Hyde. El del primer tiempo fue uno y el del segundo, otro. El del primer mostró síntomas de enfermedad seria; estuvo encriptado, como en el limbo. Todos los recursos que llegó a desplegar en partidos anteriores, se fueron esfumando poco a poco. Desde el partido contra el Santos ya se comenzaba a vislumbrar que el equipo de Caballero empezaba a denotar frustración mental y futbolística por no obtener resultados positivos. Solamente un asomo ligero de atrevimiento se vio en los últimos 10 minutos del primer tiempo, pero solo eso. Afortunadamente para la causa de Bravos, Toluca erró jugadas claras que deberían haber sido gol. Palos estuvo errático e inseguro, regalando despejes a Toluca.

Pero lo que vino en el segundo tiempo fue una reconversión de los Bravos. Todo lo malo que se hizo durante los primeros 45 minutos fue solamente una página desgraciada que terminaría siendo arrancada para escribir un capítulo mejor y prometedor. Y así fue; digamos que Juárez apeló a lo que mejor, dentro de sus posibilidades, sabe hacer: circular la pelota por todo el campo sin prestársela al rival. Y Toluca lo resintió, pues no estaba acostumbrado a que el visitante le robara la pelota y tuvieran que correr detrás de ella. Bravos obligó al Toluca a perseguirlos y de pronto llegó en golazo de Lezcano, digno de enmarcarse. Esa ventaja, más que llenar de confianza a los Bravos, los llenó de más futbol. La reconversión alcanzaría también a Palos, que sacó dos goles cantados del Toluca.

Es muy rescatable y digno de resaltar el control que Bravos tuvo del partido a partir de ponerse en ventaja: en ningún momento pasaron aprietos ni se vieron apremiados por el Toluca. Se supondría que el Toluca, al ser local y verse en desventaja, se iría con todo al frente, por la heroica. Pero no pudo porque el balón era de Bravos. Probablemente el mejor segundo tiempo de Bravos en lo que va del torneo. Esta vez los de Caballero (y él mismo) obtuvieron su premio. Esta vez los merecimientos dictaminaron que Juárez debía ganar. Pero vayamos a un punto más trasparente: triunfo urdido con futbol muy digno… y de visita.

Se tardó en llegar la victoria, pero llegó. Esta vez el estilo ganó, ese al cual los de Caballero y sus dirigidos habían abanderado durante todo el torneo (excepto ante Santos y el primer tiempo de hoy) por fin redituó en 3 puntos. Obvio es que en los últimos 5 minutos se sufrió, porque la naturaleza de las circunstancias y el contexto así lo invitaban. Pero lo hecho, hecho estaba: Bravos, fiel a su estilo, por fin ganó.