Economía

Acusa Tatung a CFE de sustracción de bienes

Afirma maquila que la paraestatal se apropió indebidamente de energía

Internet / Planta de la compañía taiwanesa en esta localidad

Iris González
El Diario

jueves, 19 noviembre 2020 | 06:00

La compañía taiwanesa Tatung México S.A de C.V. de Ciudad Juárez acusó de sustracción de bienes a la Comisión Federal de Electricidad (CFE), al apropiarse de manera injusta de la energía (KVAs) que pertenece a la planta que tiene en el Parque Industrial Río Bravo.

Óscar Levario, representante legal de Tatung, dijo que la producción de la maquila está ahora en riesgo, por lo que se demandó a la CFE ante un juzgado local para que pague, a precio actual, valor KVA, por los daños ocasionados, al no contar ya con esta disponibilidad de energía.

El abogado explicó que en 2013, cuando se adquirió el edificio ubicado en la calle Miguel Catalán 420, la empresa Vidriocar les vendió las instalaciones y como parte del activo e incluido en el precio, 8 mil 023 KVAs de carga registrados en la escritura pública de compra correspondiente, también les cedió –bajo un trámite administrativo ante CFE– los derechos de la demanda eléctrica, de la que ahora sin ningún argumento legal, la dependencia federal alega le pertenece.

Detalló que del total de 8 mil 023 KVAs, son 6 mil 889 de energía los que la CFE les está expropiando, de tal modo que la maquila sólo dispone de mil 134 del total comprado y pagado a Vidriocar en su momento.

“Los KVAs es una medida de energía que se vende a gran escala para que funcionen las plantas y es controlada por la CFE, pero entonces ellos, sin mediar nada, un día le dicen a Tatung que pasó determinado tiempo sin usar esa energía y que ya no le pertenece, cuando Tatung es la única propietaria legal de esa energía, pero la CFE hace caso omiso y se niega a hacer la reinstalación del bien”, resaltó.  

El abogado explicó que por dichos KVAs, la CFE obtiene solamente 13.1 millones de pesos, mientras que para Tatung las pérdidas son de casi el triple.

Debido a que las operaciones de la taiwanesa en esta frontera están en riesgo, se pide a la paraestatal la restitución de los 6 mil 889 KVAs y/o el pago de 33 millones 596 mil 275.20 pesos con respecto a la cuantificación del daño causado por la falta de dotación de energía.

“No sabemos si es una cuestión de mala administración al interior de la CFE y que alguien se esté beneficiando de ello, que es lo más seguro, porque nunca notificaron nada a la taiwanesa ni iniciaron un procedimiento administrativo”, dijo Levario.

Mencionó que en la ciudad no existen antecedentes de un caso de este tipo, por lo que se llevó ante el Tribunal Superior de Justicia en el Estado.

“Por historia siempre la CFE es la que se ha quejado del robo de energía o que se ‘cuelgan’, como coloquialmente se conoce, pero en este caso son ellos los que se apropiaron ilícitamente de los derechos de energía de la empresa”, resaltó.  

El representante legal de la taiwanesa compartió con El Diario una copia de la demanda que se interpuso contra la CFE.

También se buscará el apoyo desde Index, debido a que por parte de la CFE no hay respuesta a la compañía.

El Diario buscó la versión de la dependencia federal, a través de su vocero Víctor Barba, pero hasta el cierre de edición no hubo réplica.

[email protected]