Economía

Afecta pandemia acceso de familias a alimentos

El coronavirus aumentó el desempleo y el precio de la canasta básica

Reforma

Martha Martínez / Reforma

lunes, 15 junio 2020 | 15:55

Ciudad de México— Como consecuencia de la pandemia aumentó el desempleo y el precio de la canasta básica, lo que redujo aún más el ingreso de las familias y su acceso a alimentos suficientes y de calidad, advierten los resultados de la segunda edición de la Encovid-19.

La encuesta desarrollada por el Instituto de Investigaciones para el Desarrollo con Equidad (Equide) de la Universidad Iberoamericana señala que entre las estrategias utilizadas por las familias para hacer frente a la actual situación está dejar de pagar servicios básicos, pedir prestado o vender objetos de valor, lo que podría hacer más difícil su recuperación.

La Encovid-19 precisa que hasta mayo, casi 7 millones de empleos se habían perdido desde el inicio de las medidas de aislamiento social, la mayoría de ellos en el sector informal, donde la tasa de desempleo fue de 18.4, mientras que en el formal fue de 10.3.

Por sexo, agrega, las mujeres fueron las más afectadas, ya que en el sector formal la tasa de desempleo para ellas fue del 10 por ciento y para los hombres del 10.5 por ciento, pero en el sector informal ésta fue de 21.9 y 15.2 por ciento, respectivamente.

Según la medición, existen diferencias profundas entre la población que conservó y que perdió su empleo, ya que en el primer caso sus salarios eran de 3 mil 243 pesos, mientras que en el segundo, éste asciende, en promedio, a 7 mil 205 pesos, lo que sugiere una asociación entre la pérdida de empleo y los bajos costos de despido.

Además, agrega, el 93 por ciento de los entrevistados consideró que los precios de la canasta básica han aumentado desde el inicio de la pandemia, de ellos el 67 por ciento cree que han subido mucho.

Entre los alimentos con alzas más reportados están la tortilla, el jitomate, el pan, el azúcar, el frijol y el huevo.

Lo anterior ha ocasionado que la proporción de hogares con inseguridad alimentaria aumente de 55.2 por ciento en 2018, a 61.1 por ciento en el mes de abril y a 64 por ciento en mayo.

La Encovid reporta que, al mes de mayo, en el 24 por ciento de los hogares se redujo el acceso a los alimentos de calidad.

No obstante, este porcentaje se disparó a 44.7 por ciento en los niveles socioeconómicos más bajos, mientras que en los más altos, fue de apenas 4.5 por ciento.

La medición indica que a pesar de ello, los apoyos del Gobierno federal han sido insuficientes, ya que más del 75 por ciento de los hogares reportan no recibir programas sociales.

Según los datos, 10.8 por ciento reportaron recibir apoyos de los programas Pensión para el Bienestar de Personas Adultas Mayores y para Personas con Discapacidad, y 7.2 por ciento dijeron recibir recursos del programa Becas Benito Juárez.

La encuesta sostiene que en el caso de los hogares que reciben apoyos gubernamentales, éste representa el 33.6 por ciento de sus ingresos.

El ejercicio advierte que para hacer frente a la crisis, el 17.7 por ciento de los encuestados reportaron que dejaron de pagar deudas o tarjetas, cerca del 17 por ciento dejó de pagar servicios básicos, más del 24 por ciento ha pedido prestado a conocidos, el 11.3 por ciento empeñó o vendió objetos de valor, 4.3 usa tarjetas de crédito o pidió dinero a prestamistas, y cerca del 8 por ciento ha realizado otras actividades.

Enrique Cárdenas, director de la organización Signos Vitales y profesor de la Universidad Iberoamericana campus Puebla, advirtió que los mecanismos que han utilizado las familias para afrontar la crisis a través del endeudamiento representa un riesgo, ya que hará más difícil la recuperación de las familias.

Más aún, dijo, la encuesta muestra que los apoyos comprometidos por el Gobierno federal no están fluyendo.

"Se tiene noticias que hasta fin de mayo, más o menos son 200 mil Créditos a la Palabra de los 3 millones comprometidos los que se han entregado, es decir, no está fluyendo el poco apoyo que de por sí era. En el Banco de México hay noticia de que tampoco está fluyendo la liquidez que ofreció por 750 millones de pesos que ofreció hace un mes a las pequeñas y medianas empresas", afirmó.

Gonzalo Hernández Licona, ex titular del Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social (Coneval), sostuvo que los resultados de la encuesta muestran que el País está perdiendo la batalla en materia de salud y económica, ya que las muertes derivadas de la pandemia han ido en aumento, además de que este periodo está haciendo más pobres a quienes ya lo eran.

"En este periodo va a aumentar la desigualdad ya de por sí muy alta, y quien más está perdiendo es esta población informal, la que tiene menos capacidad, las mujeres que ya ganaban menos que los hombres. En global vamos a perder en pobreza, vamos a perder en desigualdad y vamos a perder en el tercer gran elemento del desarrollo, que es la capacidad de generación de ingreso y de valor agregado en su conjunto", reiteró.

Graciela Teruel, coordinadora del equipo que llevó a cabo la encuesta, sostuvo que lo anterior es un foco rojísimo, porque el aumento del desempleo, la reducción en los ingresos y el aumento de la inseguridad alimentaria pueden ocasionar un repunte importante en los niveles de pobreza de la población mexicana.

Ante ello, dijo que es urgente adoptar medidas de apoyo para los hogares que están sufriendo más con las medidas de contingencia, ya que no hacerlo podría derivar en niveles de pobreza que no se han visto en México desde que se mide este fenómeno oficialmente.