Economía

Arranca centro de conciliación laboral

Buscará no se llegue a juicio y se arreglen ahí las partes

Verónica Gascón
Agencia Reforma

martes, 28 julio 2020 | 06:00

Ciudad de México– El Centro de Conciliación y Registro Laboral será una pieza clave en el nuevo mundo del trabajo, ya que en éste se concentrarán todos los contratos colectivos, además de los registros sindicales.

Entrará en operación en octubre y sustituirá la función que hoy tienen las juntas de conciliación y con su intermediación se intentará evitar que los conflictos laborales se conviertan en juicios.

También estará facultado para verificar los procesos de democracia sindical, como el que tiene que ver con la emisión de la constancia de representatividad a los sindicatos que pretendan firmar un contrato colectivo de trabajo.

Expertos opinan que este centro concentrará un poder importante y por ello hay que conservar el equilibrio en sus decisiones.

“Va a ser un organismo autónomo, y quien vaya a ser el titular del mismo, debe ser una persona que conozca del medio, que pueda ejercer esa función de manera equilibrada y justa”.

“Y en el tema del registro sindical, que se otorgue con base en el Estado de Derecho y las leyes, se otorguen los registros sindicales a quienes cumplan los requisitos”, comentó Armando Guajardo, presidente de la Comisión Laboral de la Confederación Patronal de la República Mexicana (Coparmex).

Los estados en los cuales entrarán en operación los centros de conciliación locales, en una primera fase de aplicación de la reforma laboral, son Durango, Zacatecas, San Luis Potosí, Guanajuato, Hidalgo, Estado de México, Chiapas, Tabasco y Campeche.

Pablo Franco, abogado laboral, señaló que Estado de México es la entidad que va más adelantada en la transición de las juntas de conciliación a los tribunales.

Coincidió que criterios técnicos deben motivar el nombramiento del titular del Centro y no cuestiones políticas.

“Al Gobierno federal le está faltando una posición política más transparente. Si va a surgir como surgieron otras propuestas para organismos reguladores, ya lo vimos en el caso de electricidad, estaríamos mal, sería preocupante, que no fuera una persona capacitada para el cargo y que solamente se valore su lealtad al presidente de la república”, comentó.

Para Diego García Saucedo, integrante de la Academia Mexicana del Derecho Procesal del Trabajo, las funciones que tendrá el Centro de Conciliación lo convertirán en un “súper órgano” que opacará a la misma Secretaría del Trabajo.

“(Será) un nuevo súper órgano gubernamental, quien tomará en sus manos muchas de las funciones actuales no sólo de las Juntas de Conciliación y Arbitraje, sino de la propia Secretaría del Trabajo, ya que al ya no existir las Juntas y estar a cargo de la impartición de Justicia Laboral, los nuevos tribunales y trasladar la función conciliatoria y colectiva a resguardo de este nuevo organismo, ¿qué le queda a la STPS?”, cuestionó el especialista.