Economía

Destaca WSJ envío récord de remesas a México

Trabajadores en el exterior muestran resiliencia ante pandemia

Internet

Staff
Agencia Reforma

sábado, 09 enero 2021 | 06:00

Washington– Los mexicanos que trabajan en Estados Unidos enviaron cantidades récord de dinero a sus familiares en casa el año pasado, ilustrando la resistencia de la economía estadounidense a pesar de los confinamientos impuestos para luchar contra la pandemia, destacó The Wall Street Journal.

El diario dijo que el repunte de las remesas, que sorprendió a los analistas y los mismos migrantes, proporcionó una línea de vida para muchos mexicanos pobres, cuya economía registró una de las mayores caídas en décadas.

Las remesas subieron 11 por ciento, a 36 mil 900 millones de dólares en 11 meses, más de los 36 mil 400 millones que se enviaron en todo el 2019, según cifras del Banco de México. La remesa promedio subió 4.3 por ciento, a 340 dólares, según el reporte dado a conocer esta semana.

Después de que la pandemia provocó que el desempleo en Estados Unidos aumentara a niveles de dos dígitos a principios de este año, el Banco Mundial y otros proyectaron que las remesas a México y a otras partes de América Latina caerían cerca del 20 por ciento a partir de 2019, amenazando una fuente crítica de ingresos para las familias que confían en las transferencias para llegar a fin de mes.

El diario dijo que BBVA estima que hay alrededor de 39 millones de personas de origen mexicano en EU.

Muchas actividades en las que se emplea a los migrantes no se cerraron por completo en EU, como la construcción, la jardinería y la agricultura, y un número significativo de migrantes era elegible para los beneficios de desempleo bajo el plan de estímulo del Gobierno, dijo Alfredo Coutiño, director de Latinoamérica en Moody’s Analytics. Y debido a las crisis en sus países de origen, los migrantes enfrentaron la necesidad de enviar más dinero a sus familiares, agregó.

Saldaña, pintor del estado de Guerrero, dijo que el trabajo en la construcción se retrasó “porque la gente está en casa, buscando qué se debe hacer”. Y los migrantes que tenían trabajo gastaban menos porque no podían ir a restaurantes o parques de diversiones y podían enviar parte de esos ahorros a casa, agregó.

Otro factor contribuyente podrían ser las restricciones en los cruces fronterizos entre Estados Unidos y México debido a la pandemia, que parece haber llevado a los migrantes a recurrir a transferencias electrónicas en lugar de llevar dinero en efectivo en persona o enviarlo con familiares o amigos. Es más probable que las transferencias electrónicas aparezcan en los datos.

Mark Lopez, director de investigación demográfica y migratoria global del Pew Research Center, ve la capacidad de recuperación de la economía estadounidense como un apoyo crucial para las remesas.