Economía

Estiman caída de 40% del gasto en infraestructura

Ello limita el crecimiento de México, afirma el CIEP

Jorge Cano
Agencia Reforma

miércoles, 24 junio 2020 | 06:00

Ciudad de México– De 2013 a 2020 el gasto público en infraestructura cayó 40% en términos reales, lo que ha limitado el crecimiento y desarrollo social del país, destacó un estudio del Centro de Investigación Económica y Presupuestaria (CIEP).

“Si te pones a pensar en los niveles de inversión antes de que se utilizara esto (inversión en infraestructura) como variable de ajuste fiscal, estamos hablando de haber perdido entre uno a dos puntos de crecimiento del PIB (producto interno bruto) por año, modestamente”.

“Además, las consecuencias para el bienestar de la población sobre escuelas o salud son dramáticas y hay un segmento de nuestro país que está afectado por la falta de infraestructura y si se mete un enfoque regional, el asunto es todavía más serio”, afirmó Héctor Villarreal, director del CIEP.

En el Sector Salud, de 2010 a 2020 el gasto de inversión se contrajo 57.2%. Esto implicó que en la última década el número de camas disponibles para brindar servicios de salud se redujera de 1.8 camas por cada mil habitantes en 2010, a 0.9 en 2020, según el documento Infraestructura en México: prioridades y deficiencias del gasto público.

Para el sector energético, de 2015 a 2018 el gasto en infraestructura disminuyó 52% con respecto a 2014, a pesar de que este sector recibe el 47% de todo el gasto de inversión pública.

Esto implicó que de 2010 a 2018 la producción energética nacional disminuyera 30%, que las tarifas eléctricas no hayan bajado y la participación porcentual de las energías renovables en la generación eléctrica total se mantuviera por debajo del 18%, estimó el estudio del CIEP.

En el sector educativo, entre 2010 y 2020 el gasto de inversión se redujo en promedio 4.8% real cada año, afectando el acceso a servicios sanitarios, recreativos y tecnológicos, entre otros.

Destaca que el gasto realizado en infraestructura educativa ha perdido participación en términos porcentuales frente al gasto de inversión por medio de participaciones y aportaciones, lo que implica que la responsabilidad de construir y mantener infraestructura educativa recae en las entidades federativas y los municipios.

En comunicaciones y transporte los indicadores de inversión se mantuvieron constantes, debido a que el sector cuenta con la mayor participación privada en su financiamiento, el cual asciende a 97% del total en 2020.

Esto ha supuesto que el acceso a telefonía celular y a Internet hayan mejorado, a pesar de la caída de la inversión pública desde 2015.

Asimismo, la longitud de la red nacional de carretera se ha incrementado 8% de 2012 a 2018, mientras que las vías férreas no han aumentado ningún kilómetro en el mismo período, salvo en 2016, cuando aumentaron 0.7 por ciento, refiere el estudio.

La baja inversión en infraestructura genera un dilema entre la estrategia de favorecer el gasto social en subsidios o priorizar el crecimiento a largo plazo, expuso Villarreal.

“Vamos a entrar a dilemas intergeneracionales que son muy fuertes porque cuando te topas con un espacio fiscal tan reducido, la genta va a hablar de una reforma fiscal, pero aun suponiendo que una reforma fiscal de libro de texto difícil de lograr, que el espacio fiscal se ampliará 3, 4 e incluso 5 por ciento del PIB”.

“Aun así el dilema está enfrente: o construimos un estado social o invertimos seriamente en infraestructura, no alcanza para las dos cosas”, afirmó el director del CIEP.