Economía

Faltan reglas claras en ley de donatarias

Miscelánea dispone que aquellas que pierdan su registro, pasarán su patrimonio físico a una homóloga

Internet / La medida atenta contra la propiedad privada, asegura experto

Jorge Cano
Agencia Reforma

martes, 17 noviembre 2020 | 06:00

Ciudad de México— La disposición de transferir el patrimonio de una donataria que pierda su registro atentará contra la propiedad privada, aseguran analistas.

En la Miscelánea Fiscal 2021 se dispuso que aquellas donatarias (asociaciones sin fines de lucro que persiguen objetivos altruistas y no buscan generar una utilidad) que reciban más del 50 por ciento de sus ingresos por actividades no relacionadas a su fin social, perderán su registro; y aquellas que lo pierdan, su patrimonio físico pasará a otra donataria.

Dentro de la ley no existen reglas claras sobre cómo se va a traspasar el patrimonio de una a otra, además de que se atenta contra la propiedad privada, aseguró Ricardo Padilla, miembro del instituto de Especialización para Ejecutivos.

“Esta propuesta atenta contra la propiedad privada y contra los derechos de la libre asociación. En un futuro nadie va a querer constituirse porque el patrimonio que construya, está en riesgo de transferirse a otra”, dijo.

El Servicio de Administración Tributaria (SAT) argumentó que existen excesos de parte de algunas donatarias al simular donativos para pedir devoluciones y gastar más del 10 por ciento de lo que les ceden en gastos operativos. Además, ha justificado la transferencia del patrimonio al argumentar que estas agrupaciones se benefician de exenciones fiscales.

Al respecto, Padilla explicó que la mayoría de las dádivas que reciben las asociaciones provienen de la iniciativa privada, por lo que el Gobierno no debería de tener competencia en reasignar sus recursos.

Asimismo, las exenciones fiscales son una forma de incentivar a que la sociedad civil llene los vacíos en servicios públicos que por Constitución debe de proveer el Estado.

Actualmente, las donatarias designan en sus estatutos a otras homólogas para que hereden su patrimonio en caso de disolverse. No obstante, con la nueva disposición el Gobierno podría decidir a qué asociación trasferir los recursos, dijo.

Comentó que la sociedad civil no está en contra de castigar a las donatarias que abusen de su estatus, pero que no se debe de castigar a todas las asociaciones por unos cuantos incumplidos.

En su comparecencia en la cámara de senadores, Raquel Buenrostro, jefa del SAT, argumentó que muchas donatarias operaban como negocios y servían para la evasión de impuestos. No obstante, reconoció que no todas estaban es esta situación.

“No es justo para la gente que da donativos, que espera que esos donativos lleguen a la gente pobre, no sabemos en qué se están convirtiendo, no digo que sean todas, hay unas que sirven mucho, por eso tenemos que cuidarlas. Hay que ayudarlos a que se ordenen, separar la paja”, comentó.

Registrarse como donataria autorizada es un paso indispensable, tanto para tributar en este esquema como para recibir los donativos de los benefactores.  

En efecto, toda empresa socialmente responsable o los benefactores que buscan hacer el bien a través de sus donativos, quieren obtener certeza jurídica y asegurarse de que su apoyo será utilizado correctamente. Para ello, solicitan la carta-constancia de donataria autorizada emitida por el SAT.