Economía

Pega a farmacias falta de medicamentos

Deficiencias en sector público afectan demanda en el privado, aseguran

Agencia Reforma

Arely Sánchez
Agencia Reforma

miércoles, 31 marzo 2021 | 06:00

Ciudad de México— La falta de medicamentos en el sector público, así como el cierre de algunas plantas por la pandemia, han generado una oferta que no logra cubrir la demanda en farmacias privadas.

De acuerdo con Rafael Gual, director general de la Cámara Nacional de la Industria Farmacéutica (Canifarma), la falta de medicamentos en el sector público ha orillado a cada vez más familias a adquirir su tratamiento en el sector privado, lo que está generando una demanda no prevista en las farmacias.

“Se está presentando una demanda coyuntural en el sector privado porque no hay en el sector público y es una demanda no calculada. Por eso puede haber faltante. También puede haber problema en la cadena de valor, de que falte algún principio activo que esté escaso y no se pueda dar la producción”, señaló.

Juvenal Becerra, presidente de la Unión Nacional de Empresarios de Farmacias, coincidió en que el desabasto ha sido intermitente desde el inicio de la pandemia.

Además, ambos coincidieron en que se ha visto una mayor demanda de fármacos para el tratamiento de la ansiedad y el estrés, debido a que más personas han presentado síntomas de este tipo a raíz del confinamiento y otros cambios de hábitos por la pandemia.

Entre los medicamentos que hasta ahora han mostrado desabasto se encuentran: Lisdexanfetamina, para tratar problemas de déficit de atención; Magaldrato Dimeticona, usado para problemas de acidez estomacal, y otros de alta especialidad como el Micardis, de Boeringher, para pacientes con hipertensión; y Trayenta, de Lilly, usado para control glucémico.

El laboratorio Takeda, que adquirió recientemente parte del portafolio del laboratorio Shore, admitió que uno de sus medicamentos más demandados en el país, la Lisdexanfetamina, presenta una interrupción en su cadena de suministro a nivel nacional, y agregó que están trabajando con la Comisión Federal para la Protección contra Riesgos Sanitarios (Cofepris) para normalizar el abastecimiento.