Economía

Preocupa transición del outsourcing: contadores

Dejará muy poco tiempo a las empresas para adaptarse

Jorge Cano
Agencia Reforma

jueves, 19 noviembre 2020 | 06:00

Ciudad de México— El tiempo de transición que tendrán las empresas para adaptarse a la desaparición del outsourcing o subcontratación, como opera actualmente, es preocupante, aseguró el Instituto Mexicano de Contadores Públicos (IMCP).

La propuesta de ley presentada esta semana eliminará el uso del outsourcing salvo en situaciones de trabajo especializado. En estos casos, las empresas deberán de obtener una autorización de la Secretaría del Trabajo y Previsión Social (STPS) antes de seis meses de la aprobación de la ley para seguir operando.

El problema es que la reglamentación estará lista luego de cuatro meses de aprobarse la ley, lo que dejará muy poco tiempo a las empresas para adaptarse, afirmó Héctor Amaya, vicepresidente del comité fiscal de IMCP.

“Sí nos preocupa. Siempre preocupa el tema de plazos porque en seis meses no sabemos qué se nos va a pedir para registrarnos, cuál va a ser el procedimiento o si la Secretaría del Trabajo está lista para hacer trámites expeditos.

“Tendría que revisarse que si en cuatro meses van a estar las normativas y en seis meses deberá de registrarse. No va una con otra”, dijo.

En el caso de las empresas que no logren una aprobación de la STPS para seguir utilizando la figura del outsourcing, deberán contratar directamente a los trabajadores o perderán su posibilidad de deducir o acreditar impuestos.

Tanto para la deducción de Impuesto Sobre la Renta (ISR) o acreditación del Impuesto al Valor Agregado (IVA) por concepto de outsourcing, se necesitará la aprobación de la STPS. En este caso también queda la duda de las capacidades de la Secretaría para depurar los trámites, dijo.

Comentó que el Instituto espera que en el proceso legislativo de la aprobación de la nueva ley se hagan las modificaciones pertinentes para dar mayor seguridad para los períodos de transición y que se tome en cuenta la opinión de los empleadores.

Por su parte, Diamantina Perales, presidenta del IMCP, lamentó que la eliminación en lo general de la subcontratación, salvo para trabajos especializados, pueda afectar la creación de empleo.

“Estamos en una época donde se han perdido muchos empleos y se puede incurrir en este tema también (con la eliminación del outsourcing)”, dijo.

Explicó que las empresas pequeñas serán las más afectadas, pues son las que más se benefician de la subcontratación al no tener la capacidad de mantener empleados todo el año en su nómina.

De igual forma, comentó que sería más conveniente mejorar la regulación para castigar a las empresas de outsourcing que no cumplan con el pago de impuestos y prestaciones laborales.