Economía

Señalan fracaso de CoDi en México

Reducir el uso de efectivo no tiene una demanda natural

Internet

Charlene Domínguez
Agencia Reforma

miércoles, 16 septiembre 2020 | 06:00

Ciudad de México— El Cobro Digital (CoDi) en México, la plataforma del Banco de México (Banxico) para realizar cobros y pagos desde el celular mediante una cuenta bancaria, ha fracasado en sus expectativas de reducir el uso de efectivo porque ha forzado una demanda que no existe, consideró Bárbara Magnoni, presidenta de EA Consultants y cofundadora de MeXCo Soluciones.

“Creo que valdría la pena comentar algunos fracasos o por lo menos experiencias que no han sido tan exitosas hasta ahora que serían CoDi en México y Bim en Perú, que quizás han caído debajo de las expectativas.

“Y creo que parte de la razón es porque buscan reemplazar el efectivo a fuerza cuando no hay necesidad o demanda necesariamente para este reemplazo”, dijo la experta, en el seminario sobre servicios bancarios digitales e inclusión financiera en América Latina de la Iniciativa de Acceso Financiero (FAI en inglés).

Xavier Faz, líder regional del Grupo Consultivo para Ayudar a los Pobres (CGAP, por sus siglas en inglés) en América Latina y el Caribe, consideró que por la fricción que existe entre la economía formal e informal, una gran parte de la población opera al día con efectivo fuera de la interfase donde existen flujos de manera digital.

“Centrar la reducción de efectivo sólo en las transacciones es una visión corta, por lo que hace falta pensar en incentivos para ampliar la economía formal”, añadió.

“Si ponemos el lente solamente en las transacciones, es difícil encontrar la solución.

“Es importante tener una visión más amplia de cuáles son los incentivos para formalizar esa economía que se mantiene informal, cosas más macro como impuestos, facilidad de ser formal, incentivos, beneficios”, señaló.

“La gran pregunta de ‘¿cómo hacerlo?’, implica que todas estas transacciones digitales y reducción de uso de efectivo tengan un sentido para el cliente final, se perciba y se entienda”, remató Magnoni.

“Como que estamos empujando hacia abajo (en la pirámide) algo que no tiene una demanda natural, en parte por el ecosistema en el cual transaccionan, donde casi todos los pagos que hacen son en efectivo.

“Entonces, ¿para qué agregar un paso a mi día a día?”, cuestionó.