El Paso

A un año de masacre, no controlan armas

Condenan activistas ‘inacción de Trump’ tras tiroteos aquí y Dayton, Ohio, en 2019

The Washington Post / Vigilia en honor de las víctimas de Walmart

Sabrina Zuniga / El Diario de El Paso

martes, 28 julio 2020 | 06:00

A días de que se cumpla el primer aniversario de los tiroteos que mataron a 23 personas en un Walmart local y a nueve en Dayton, Ohio, organizaciones civiles se unieron a funcionarios estatales para exigir a la administración del presidente Donald Trump y al Senado de los Estados Unidos una reforma ante la necesidad del control de armas en la nación.

Defensores de las víctimas de ambos tiroteos masivos expresaron su frustración porque autoridades estatales y federales prometieron leyes de control de armas para reducir la probabilidad de que más tiroteos masivos se presenten, sin embargo, nada se ha hecho desde entonces.

Las organizaciones Everytown for Gun Safety y sus redes de base: Moms Demand Action y Students Demand Action, demandaron mediante una teleconferencia señalar ‘la inacción del presidente Trump y los republicanos del Senado’, así como la necesidad de desarmar el odio.

Se contó con la participación de la congresista paseña Verónica Escobar, la alcaldesa Nan Whaley de Dayton, Ohio y Shela Blanchard, quien se volvió voluntaria de Moms Demand Action luego de que su sobrina fuera asesinada en el tiroteo de Dayton.

Escobar dijo que la violencia armada se puede prevenir a través de leyes como la HR8, y la Ley de Verificación de Antecedentes Bipartidista de 2019. Pero esos proyectos se han enfrentado a la obstrucción de la Casa Blanca y el Senado.

“Este no es un tema controvertido. La gran mayoría de los estadounidenses quieren sentirse seguros en sus comunidades. Quieren enviar a sus hijos a la escuela y no temer por sus vidas”, dijo Escobar. “La gran mayoría de los estadounidenses quieren entrar en un Walmart y no sentirse amenazados”, señaló.

Escobar manifestó que los sobrevivientes del tiroteo del 3 de agosto en El Paso todavía están lidiando con traumas físicos y mentales, así como grandes facturas médicas.

“El contar las historias de Dayton y El Paso traerá cambios, si no se logra en términos de legislación, se logrará en las urnas electorales. Entonces podemos tener una legislación sobre armas”, dijo Escobar.

Nada ha cambiado

Se cumple un año de los tiroteos masivos de El Paso, Texas y Dayton, Ohio, en los cuales murieron 32 personas y 40 más fueron heridas en hechos devastadores ocurridos a sólo horas entre uno y otro durante el primer fin de semana de agosto del 2019.

“Pensé que esto iba a tener resultados en meses, que tal vez podríamos hacer algo sobre la violencia armada... incluso el presidente me dijo: “Te gustará lo que verás”, dijo Whaley. “Sin embargo, a medida que nos acercamos al primer aniversario, nada ha cambiado. Las protestas del movimiento, ‘Do Something!’ no ha resultado en nada”, agregó.

Se han puesto sobre la mesa diversos proyectos de ley para un mejor control estatal de armas, incluso Greg Abbott, gobernador de Texas, ha hablado de reformas, empero, no se ha establecido nada conciso que pueda limitar la facilidad de la obtención de armas.

Patrick Crusius, originario de Allen, Texas, enfrenta cargos estatales y federales en relación con la muerte a tiros de 23 personas y herir a otras 23. Poco después del tiroteo, dijo a los policías que lo arrestaron que había venido a matar mexicanos y a detener la “invasión hispana” de Texas.

Pocas horas después del ataque de El Paso, un hombre armado mató a nueve personas e hirió a otras 17 en Dayton, Ohio.

De acuerdo con documentos legales federales de los hechos de ambos ataques, los dos tiradores obtuvieron las armas utilizadas mediante sitios de venta en Internet.

Honran a víctimas

La Corte de Comisionados del Condado de El Paso aprobó el lunes dos resoluciones para honrar la memoria de las víctimas del tiroteo masivo de Walmart.

Los funcionarios designaron por unanimidad el 3 de agosto como un “Día de recuerdo” para las 23 víctimas del ataque por motivos raciales y votaron para designar un monumento nacional en su honor.

Este domingo se llevará a cabo la inauguración del ‘Jardín de Sanación Comunitaria del Condado de El Paso’. Se trata de un muro con los nombres de las víctimas rodeados de elementos de la naturaleza del agua.

“El ataque sin sentido y horrible que experimentamos el 3 de agosto ha afectado para siempre a nuestra comunidad”, dijo Ricardo Samaniego, juez del Condado de El Paso. “Queremos asegurarnos de avanzar hacia adelante, pero sin olvidar lo que sucedió y cómo ha evolucionado la vulnerabilidad que vivimos aquí en nuestra comunidad”, declaró.

Samaniego dijo que el jardín brindaría a los residentes fronterizos “un lugar para lamentar y sanar una tragedia impactante que hirió a la comunidad de una forma u otra”.

Según lo informado en la sesión del Condado el lunes, una empresa constructora local donó 75 mil dólares en adoquines, bancos, focos y otros materiales de construcción para el memorial y se han prometido otros 25 mil dólares en materia prima para la construcción de las placas conmemorativas para cada una de las víctimas.