El Paso

Asaltan el Capitolio seguidores de Trump

Interrumpen certificación de votos de elección presidencial; muere una mujer tras trifulca e implementan toque de queda

Associated Press

The Washington Post

jueves, 07 enero 2021 | 06:00

Washington– Cuando el presidente Donald Trump le dijo a una multitud en expansión fuera de la Casa Blanca que nunca deberían aceptar la derrota, cientos de sus partidarios irrumpieron en el Capitolio de Estados Unidos en lo que equivalía a un intento de golpe de Estado que esperaban que anulara las elecciones que perdió. 

En medio del caos, dijeron las autoridades policiales, una mujer fue asesinada a tiros por la Policía del Capitolio. 

La escena violenta, en gran parte provocada por el lenguaje incendiario del presidente, fue como ninguna otra en la historia moderna de Estados Unidos, lo que detuvo repentinamente la certificación del Congreso de la victoria electoral de Joe Biden. 

Con postes con banderas azules de Trump, una turba que eventualmente se convertiría en miles atravesó las puertas y ventanas del Capitolio, abriéndose paso entre los oficiales de Policía, que no estaban preparados para el ataque. 

Los legisladores fueron evacuados poco antes de un enfrentamiento armado en la entrada de la Cámara. 

La mujer que recibió el disparo fue trasladada de urgencia a una ambulancia, dijo la Policía, y luego murió. 

Se dispararon botes de gas lacrimógeno a través del piso de mármol blanco de la Rotonda, y en los escalones fuera del edificio, los alborotadores ondearon banderas confederadas. 

“¡Estados Unidos! ¡Estados Unidos!”, gritaron los aspirantes a saboteadores de una democracia de 244 años. El Senado detuvo sus procedimientos y se cerraron las puertas de la Cámara.

En una notificación, la Policía del Capitolio de los Estados Unidos dijo que no se permitiría a nadie entrar o salir del edificio mientras luchaban por recuperar el control. 

“Manténgase alejado de las ventanas y puertas exteriores. Si está afuera, busque refugio”, advirtió la Policía. Los mil 100 miembros de la Guardia Nacional de DC fueron activados y el alcalde Muriel Bowser, demócrata, impuso un toque de queda en toda la ciudad. 

A partir de las 6 p.m. desde el miércoles hasta las 6 a.m. del jueves, dijo Bowser, nadie más que el personal esencial podría estar al aire libre en la ciudad. La turba había llegado horas antes, cargando más allá de las barricadas de metal en el borde exterior de la propiedad. Cientos, luego miles, los siguieron. 

Algunos escalaron los muros del Capitolio para llegar a las entradas; otros treparon unos sobre otros. En el lado este del edificio, la Policía inicialmente hizo retroceder a los manifestantes pro-Trump, pero pronto se rindió y retrocedió al pie de los escalones principales. En media hora, volvieron a estallar las peleas y la Policía se retiró a la parte superior de las escaleras mientras los partidarios de Trump gritando se acercaban. 

Después de que se rompieron los perímetros de la Policía, la multitud exultante comenzó a cantar el himno nacional. Durante una hora, golpearon las puertas gritando: “¡Déjanos entrar! ¡Déjanos entrar!”. La Policía que estaba adentro disparó bolas de pimienta y bombas de humo contra la multitud, pero no logró rechazarlos. Después de cada descarga, los alborotadores, que en su mayoría eran hombres blancos, volvían a agruparse alrededor de las puertas, gritando, discutiendo y prometiendo una revolución. 

En algún momento después de las 2:10 p.m., un hombre usó un escudo antidisturbios de plástico transparente para atravesar las ventanas en un primer piso hacia el lado sur del edificio; luego saltó con algunos otros. 

Una vez dentro, sospecha la Policía, los alborotadores abrieron las puertas para dejar entrar a más compatriotas. Un oficial de la Policía del Capitolio les gritó a los intrusos desde una escalera más alta, gritándoles que se detuvieran, pero cuando no lo hicieron, el oficial disparó contra un hombre que venía hacia él, dijeron dos oficiales de la ley. En medio de gritos y gente corriendo para alejarse del sonido de los disparos, los manifestantes vieron a una mujer en su grupo colapsar. 

La Policía cree que estaba desarmada, dijo un oficial de la ley, pero el oficial que le disparó no lo sabía. La Policía de D.C. ya había advertido a la Policía del Capitolio que muchos manifestantes portaban armas en secreto.

“¡Le dispararon a una chica”, alguien gritó, mientras un grupo de partidarios de Trump salía corriendo por la entrada sureste. Pronto llegó un equipo de paramédicos con una camilla y un oficial de Policía del Capitolio se hizo a un lado para dejarlos pasar. 

“Mujer blanca, baleada en el hombro”, dijo el oficial mientras pasaban apresuradamente. Salieron minutos después. En la camilla había una mujer en jeans, mirando a un lado, con el torso y el rostro cubiertos de sangre. Mientras cargaban la camilla en la parte trasera de la ambulancia, los manifestantes a favor de Trump la rodearon gritando: “¡Asesinos!”. 

Los agentes de la Policía del Capitolio con armas largas los empujaron hacia atrás y la ambulancia se marchó. En el interior, donde los legisladores se habían puesto máscaras de gas debajo de sus sillas, el representante Jamie Raskin, demócrata por Maryland, solo podía pensar en su familia mientras él y otros legisladores se escondían de la mafia. Conmocionado por la pérdida de su hijo de 25 años la semana pasada, Raskin había llevado a una de sus hijas y a su yerno al Capitolio para ver cómo se desarrollaban los debates sobre la certificación de la elección de Biden, dijo, “porque queríamos estar juntos”. 

Raskin estaba ayudando a liderar los argumentos de los demócratas contra los objetores republicanos. “Pensé que podría mostrarles la transferencia pacífica del poder en los Estados Unidos.