El Paso

Cifra maligna: llega EU a 11 millones de contagios

Hospitalizaciones están en nivel récord

Associated Press / Aumenta restricciones el estado de Washington

The Washington Post

lunes, 16 noviembre 2020 | 06:00

Washington— Los casos de coronavirus reportados en Estados Unidos superaron los 11 millones el domingo, en un momento cuando la nación rompió récords de hospitalizaciones y nuevas infecciones diarias y los líderes recurrieron a nuevas y dolorosas restricciones para detener el aumento pronosticado de la pandemia.

El hito se produjo una semana después de que el país alcanzara los 10 millones de casos, un testimonio de la rapidez con la que se está propagando el virus: el primer millón de casos tomó tres meses. Esta nueva ola ha empujado las hospitalizaciones por Covid-19 más allá de los picos observados en abril y julio, presionando los sistemas de atención médica y forzando a algunos gobernadores republicanos a instaurar por primera vez las ordenanzas de usar mascarillas, a las que se manifestaban reacios en un inicio. 

Otros estados están volviendo a promulgar pedidos para quedarse en casa y cierres de tiendas.

El gobernador de Washington, Jay Inslee, de filiación demócrata, anunció el domingo una serie de nuevas reglas, incluida la suspensión de las operaciones en interiores en restaurantes, bares, gimnasios y más, y la prohibición de reuniones sociales en interiores con personas fuera del hogar. 

En una conferencia de prensa, Inslee reconoció que la desaceleración del virus tendría un precio elevado para las empresas en dificultades, incluso cuando el estado trabaja para distribuir millones más en ayuda.

Hizo un llamamiento al Ggobierno federal para que intervenga con más ayuda, ya que el Congreso sigue estancado en un paquete de estímulo y la negativa del presidente Donald Trump a reconocer los resultados las elecciones retrasa la transición a una nueva administración. La postura de Trump se extiende a la transferencia formal de información sobre la respuesta nacional a una pandemia.

“Todos los que sentimos, como yo, el dolor de la gente de las pequeñas empresas, deberíamos estar golpeando las puertas del Congreso y del nuevo presidente, a quien me alegra tener, para conseguir realmente este trabajo hecho”, dijo Inslee.

Los funcionarios estatales y locales de todo el país están imponiendo nuevas restricciones para combatir el virus. En Nuevo México, la gobernadora demócrata Michelle Lujan Grisham, ha restablecido muchas restricciones, prohibiendo los comedores de restaurantes y requiriendo que las empresas no esenciales cierren sus ubicaciones físicas. Y en Oregon, la gobernadora Kate Brown, también demócrata, anunció una “congelación” de dos semanas en todo el estado, una medida que se produce justo antes del Día de Acción de Gracias e incluye la limitación de reuniones.

El gobernador de Dakota del Norte, Doug Burgum, republicano, emitió el viernes un mandato de máscaras en todo el estado y nuevos límites de capacidad en las empresas, menos de una semana después de que el gobernador de Utah, Gary Herbert, también republicano, anunciara una orden de máscaras similar ante los hospitales abrumados que advirtieron podría tener que racionar la atención.

“Nuestra situación ha cambiado, y debemos cambiar con ella”, dijo Burgum en un mensaje de video.

Negación electoral y sanitaria

Pero las reglas estatales son solo una pieza del rompecabezas, y algunos líderes esperan que el Congreso y el presidente entrante tomen medidas más contundentes, ya que Trump, que sigue negando su derrota electoral, ignora en gran medida el aumento de la pandemia.

Ron Klain, el jefe de gabinete entrante de Joe Biden, dijo el domingo que es fundamental que el equipo de transición del presidente electo comience a trabajar con los funcionarios de la administración Trump para garantizar que “no caiga nada en este cambio de poder” que pueda poner la distribución de una posible vacuna contra el coronavirus en riesgo.

“Joe Biden se convertirá en presidente de Estados Unidos en medio de una crisis en curso. Esa debe ser una transición perfecta”, dijo Klain en una entrevista en “Meet the Press” de NBC News. “Ahora tenemos la posibilidad –necesitamos ver si se aprueba–de una vacuna, comenzando quizás en diciembre, enero. Hay personas en [el Departamento de Salud y Servicios Humanos] haciendo planes para implementar esa vacuna. Nuestros expertos necesitan para hablar con esas personas lo antes posible para que no caiga nada en este cambio de poder que vamos a tener el 20 de enero “.

La Casa Blanca de Trump está impidiendo que la administración coopere formalmente con Biden, lo que obliga al equipo de transición del presidente electo a continuar con los preparativos con los funcionarios gubernamentales y otros expertos recientemente retirados. Eso significa que el equipo de Biden no ha tenido noticias de la administración Trump sobre el desarrollo de vacunas y otros trabajos para combatir la pandemia.

Un experto en salud del consejo asesor de Covid-19 de Biden dijo que hay “mucha información que debe transmitirse. No puede esperar hasta el último minuto”.

“Es de interés para la nación que el equipo de transición obtenga las evaluaciones de amenazas que el equipo conoce, comprenda los planes de distribución de vacunas, necesite saber dónde están las existencias, cuál es el estado de las mascarillas y los guantes”, dijo Atul Gawande, un cirujano del Brigham and Women's Hospital y profesor de la Facultad de Medicina de Harvard, en “This Week” de ABC News.

Entrevistado en “State of the Union” de CNN, Anthony Fauci, director del Instituto Nacional de Alergias y Enfermedades Infecciosas, comparó el proceso con “pasar la estafeta en una carrera de relevos”.