El Paso

Enviará Guardia Nacional soldados a la morgue aquí

Durante dos semanas, 36 elementos moverán cadáveres de sospechosos de fallecer por Covid

Armando Vela / El Diario de El Paso

Jolie McCullough y Mitchell Ferman / The Texas Tribune

sábado, 21 noviembre 2020 | 06:00

Después de recurrir al uso de presos de la Cárcel del Condado para mover cuerpos durante casi dos semanas, la Guardia Nacional de Texas enviará un equipo de 36 soldados para ayudar con los servicios mortuorios en El Paso a partir del sábado por la mañana, según varios legisladores estatales de la región.

La ciudad fronteriza ha sido devastada por el coronavirus durante más de un mes, con camas limitadas en sus hospitales y centros de salud improvisados, y camiones refrigerados utilizados como morgues temporales.

"Esto es muy necesario en nuestra comunidad, y estamos realmente agradecidos por [la División de Manejo de Emergencias de Texas] y la acción del gobernador al respecto", dijo el viernes el representante estatal demócrata y senador electo César Blanco.

Después de que los voluntarios del condado se alejaron rápidamente del agotador trabajo de mover los cuerpos, los funcionarios de El Paso recurrieron a los presos el 9 de noviembre. Los presos, que cumplían sentencias de bajo nivel, recibían 2 dólares la hora en lo que se esperaba que fuera un trabajo temporal. El condado pidió ayuda a la Guardia Nacional para hacerse cargo del trabajo de los presos la semana pasada, dijo el juez del Condado de El Paso, Ricardo Samaniego.

Blanco dijo que no culpó al estado por la demora. Dijo que los funcionarios estatales de emergencia debían evaluar lo que se necesitaba antes de movilizar a la Guardia Nacional.

El jueves, sin noticias del estado, los funcionarios del condado de El Paso enviaron un aviso público pidiendo a los solicitantes que trabajen en la oficina del médico forense del condado, ya que el número de muertes causadas por Covid-19 continúa aumentando.

El Paso ha visto más de 79 mil casos del coronavirus y 910 muertes relacionadas desde que comenzó la pandemia, según el Departamento de Servicios de Salud del Estado de Texas. El total de casos es el tercero más alto del estado.

Los camiones refrigerados sirven como depósitos de cadáveres temporales, y el centro de convenciones local se ha transformado en un hospital de campaña improvisado, y los pacientes son transportados en avión a instalaciones fuera de la ciudad para liberar espacio para camas en los hospitales locales. Al menos 63 pacientes han sido transportados desde tres hospitales locales, dijo Ryan Mielke, portavoz del University Medical Center. Añadió que si bien ha habido discusiones sobre el racionamiento de la atención en todo el condado, los médicos locales “no han llegado a ese punto”.

El condado fronterizo entre Estados Unidos y México, que tiene un 83 por ciento de hispanos, y que se ha visto tan afectado por el virus es emblemático de las disparidades raciales de la pandemia. Aproximadamente el 55 por ciento de los texanos que han muerto de Covid-19 eran hispanos, según datos estatales, mientras que solo alrededor del 40 por ciento de la población estatal es hispana. Los expertos han notado que las disparidades se deben a que los residentes hispanos tienen más probabilidades de emplearse en trabajos de servicios, vivir en hogares multigeneracionales que dificultan el distanciamiento y tener problemas de salud. También es menos probable que tengan seguro médico.

La tragedia en El Paso se destacó precisamente cuando surgieron informes de que el condado recurrió a los presos de la cárcel para trasladar los cuerpos a las morgues temporales, mientras que la oficina del médico forense y las funerarias no pudieron mantenerse al día con un número creciente de muertes por Covid-19.