El Paso

Exigen renombrar íconos paseños

Historiadores piden debate abierto; ligan planteles con próceres antimexicanos

Roberto Carrillo Arteaga / El Diario de El Paso

domingo, 28 junio 2020 | 06:00

La tendencia nacional de derribar efigies que ensalzan a figuras confederadas, así como de personajes cruciales en la conquista de territorios del Sur de Texas, ha llevado a que historiadores locales inviten al debate para cambiar nombres de planteles educativos de la región.

Una vez que el Distrito Escolar Independiente de El Paso (EPISD) aceptó el cambio de nombre a la primaria Robert E. Lee, así como a una avenida que lleva el nombre del general en jefe del Ejército del Sur, que defendió el esclavismo en la Guerra de Secesión, ahora se cuestionan los nombres de planteles educativos que ponderan a figuras cuya obra socaba a los pobladores originarios de la región Paso del Norte.

“En 1922 el KKK (Ku Klux Klan) tomó el poder de las escuelas públicas de El Paso, con 4 miembros en el Consejo de Administración que decidieron cambiar los nombres de cinco planteles por el de personajes que fueron autores de masacres de los pueblos indígenas de la región, y que hoy en día deberían ser parte de un debate abierto para un cambio”, dijo el historiador paseño David Dorado Romo.

Sostuvo que las escuelas Bowie, Rusk, Austin, Burleson, Crocket y Fannin, pertenecientes a EPISD, no representan a la población eminentemente hispana y nativo americana, por lo cual el cambio de nombres podría ser debatido, al igual y como se hizo con la primaria Robert E. Lee.

“Yo fui a la escuela primaria Rusk, que originalmente se llamaba Grandview School, pero el KKK la renombró cuando controlaron la Junta Escolar a principios de la década de 1920”, dijo por su parte la historiadora Yolanda Leyva, catedrática de la Universidad de Texas en El Paso, y directora del Instituto de Historia Oral en la universidad paseña.

Como preservadora de la memoria histórica chicana, Leyva acentuó la necesidad de considerar el cambio de nombre de diferentes planteles de la región, debido a los motivos que originaron el cambio de denominación de los planteles educativos en la década de 1920.

“Cuando pregunté quién era Rusk, resultó ser Thomas Jefferson Rusk, de Carolina del Sur, quien fue secretario de Guerra durante la fase de la República de Texas y había sido un líder militar durante la Batalla de San Jacinto”, dijo Leyva sobre el personaje que fue clave en la guerra entre México y Estados Unidos, y que derivó al final en la anexión del territorio texano a la Unión Americana. 

“Rusk ocupó muchas otras oficinas y era conocido por ‘reprimir los levantamientos de los indios’, es decir, asesinar a los nativos por defender sus tierras. También asesinó a mexicanos durante la revuelta de Texas”, sostuvo la catedrática.

El olvido histórico ha permeado en la comunidad fronteriza, que al paso del tiempo pasa por desapercibidos los personajes que dan nombre a las instituciones educativas a las que han asistido en su formación, a veces incluso sin profundizar en la imposición que cuenta ya con 100 años de establecerse en este 2020.

“Yo también fui a la Rusk Elementary y nunca indagué sobre la persona por la cual mi escuela lleva su nombre, pero ahora me molesta escuchar quién fue en realidad”, dijo por su parte Cheyanne E. Lozano, paseña descendiente de nativos americanos, estudiante de Historia en UTEP y miembro de la organización Renacimiento Académico de Estudios y Educación Indígenas (ARISE, por sus siglas en inglés).

Aunque en años pasados revisar la denominación de los planteles escolares era algo impensable, los tiempos actuales dan vistas a un posible cambio al interior de EPISD.

“Hace años le dije al director de mi antigua escuela que era curioso que una escuela que es 99% mexicoamericana tuviera el nombre de un personaje que es conocido por matar a mexicanos. Pero él me dijo que no le dijera nada más”, sostuvo Leyva sobre un tema casi prohibido, pero que ahora ha tomado fuerza con los movimientos sociales en todo el mundo.

México contra la esclavitud

Cada uno de los personajes cuyos nombres han dado identidad a planteles educativos paseños tiene tras de si una historia de dominio, e incluso genocidio para los pueblos originales de Norteamérica, así como de la población mexicana a lo largo de los años.

“Vicente Guerrero fue el primer presidente afromexicano en 1829, y fue él quien declaró ilegal la esclavitud en México, que entonces incluía al territorio de Texas, pero eso no fue bien visto por los personajes en cuestión, que lucharon por mantener la esclavitud en los territorios que ahora son parte de los Estados Unidos”, suscribió Dorado Romo.

James Walker Fannin Jr. fue un coronel del Ejército de Texas, quien combatió a las fuerzas mexicanas dirigidas por Antonio López de Santa Anna, y al igual que David Crocket, James Bowie, Edward Burleson, Stephen F. Austin y Rusk defendieron la esclavitud que llevó a genocidios y preceptos racistas que a la fecha son cuestionados por los pobladores.

“Había un sentido de dominio y humillación, ya que baste recordar que las mascotas de la Rusk eran los ‘skunks’, es decir, los zorrillos, que era como los miembros del Consejo del Distrito Escolar veían a la población mexicana que vivía y asistía a dichas escuelas, bajo una visión de demostrar una supremacía”, agregó Dorado Romo.

Cambio a la vista

La decisión de la Junta de Administración de EPISD de remover el nombre de Robert E. Lee de una de sus escuelas primarias da luz a la posibilidad de extender dicha medida al resto de sus planteles.

“El Distrito agradece esta oportunidad de rectificar las prácticas hirientes que las juntas escolares de hace décadas usaban para nombrar a los campus. Sabemos que la comunidad creará un nombre que refleje mejor los valores de El Paso de hoy”, dijo dijo Juan E. Cabrera, superintendente de EPISD.

EPISD puso a disposición de la comunidad un formulario donde se podrán incluir los datos necesarios para la nominación de la escuela.

Dicho formato se encuentra en el sitio web: episd.org