El Paso

Ganar en Texas es posible: Jill Biden

“Por primera vez en mucho tiempo, ganar en Texas es posible”, dijo en su discurso

Armando Vela / El Diario de El Paso

Sabrina Zuniga / El Diario de El Paso

miércoles, 14 octubre 2020 | 06:00

Con la intención de conmemorar el primer día del período de votación anticipada en Texas, Jill Biden, esposa del candidato presidencial demócrata Joe Biden, arribó a El Paso el martes para hablar sobre la importancia de esta elección.

“Por primera vez en mucho tiempo, ganar en Texas es posible”, dijo Biden en su discurso, ante unas 50 personas que acudieron por invitación, donde prevaleció la sana distancia. 

“No sólo por Joe, sino por el Senado y la Cámara estatal también. Y si ganamos aquí, seremos imparables”, añadió.

En la explanada del Museo Centennial de la Universidad de Texas en El Paso (UTEP) simpatizantes y funcionarios locales demócratas se reunieron bajo las pautas de distanciamiento social para instar a la comunidad a votar.

Biden, acompañada por el ex congresista Beto O’Rourke, la actual representante por el Distrito 16, Verónica Escobar, y por los Jóvenes Demócratas de El Paso, llegó a esta frontera para realizar campaña a favor de su marido.

Escobar recibió a Jill Biden hablando de la determinación de los paseños luego del 3 de agosto y describió a la ciudad como la capital de la frontera entre Estados Unidos y México.

“Sabemos que el actual ocupante de la silla presidencial en la Casa Blanca habla de crueldad, y ha sido ese el escudo de cientos de crímenes de odio en todo el país”, expresó Escobar.

“El Paso no fue inmune a ese discurso. Un hombre, un tirador doméstico con odio en su corazón condujo cientos de millas para venir aquí a apuntarnos por nuestro color de piel y le quitó la vida a quien se puso en su camino, llevándose 23 vidas inocentes e hiriendo a 24 más”, manifestó la congresista, en referencia al tiroteo masivo del 2019.

“A pesar de que esto devastó a mi comunidad, no demostramos nada más que amor, llenando al día siguiente los centros de donación de sangre, saturados con amabilidad, amor y unión”, describió Escobar.

La esposa del candidato habló en el pódium acerca de las estrategias para frenar los contagios de Covid-19 en el país, y cómo está afectando a los estadounidenses.

“Durante esta pandemia, me han preguntado qué si un tiroteo pasa en la escuela de los niños, qué si pierdo mi trabajo y cómo le digo a mi hijo que sean amables cuando nuestros líderes no se manejan con ese estándar. Pero no son sólo los padres los consternados, sino toda la comunidad estadounidense, pero aun así, seguimos, seguimos sin parar, ¿qué más podemos hacer? Joe y yo sabemos ese sentimiento muy bien, cuatro días después del funeral de nuestro hijo, lo vi al espejo y salió a hacer su trabajo como vicepresidente, aun cuando yo me preguntaba cómo es posible que pueda hacerlo después de tanto dolor”, dijo Biden.

“Pero siempre entendí por qué lo hizo, por todos aquellos que batallan para salir adelante”, agregó.

Visita la Gran Candela

Antes de su llegada al mitin, Jill Biden se detuvo en el memorial de Walmart Cielo Vista por las víctimas del tiroteo del 3 de agosto, donde con un momento de silencio, dejó flores en el memorial.

O’Rourke, Escobar y Jill Biden hablaron además sobre lo cerrada que está la carrera por la Presidencia y cómo creen que éste podría ser el primer año que un candidato demócrata podría ganar en Texas desde 1976.

Joe Biden y el Partido Demócrata de Texas han entendido desde hace mucho tiempo que los latinos son una parte invaluable del pasado, presente y futuro de la nación, de acuerdo con Jill.

La campaña y el partido han inyectado millones en los baluartes latinos en Texas durante la votación anticipada para recordarles a los residentes cuán importantes son sus voces y para señalar cuánto poder tienen para dar forma al futuro inmediato y a largo plazo del estado y país.

Luego de su visita a El Paso, la esposa del candidato se reunió con la comunidad de Houston y Dallas para cerrar con su campaña en el estado de Texas.