El Paso

Paseños fuera de la Ciudad sufren el frente invernal

Argumentan que el estado no estaba preparado para la situación

Cortesía

Roberto Carrillo Arteaga / El Diario de El Paso

jueves, 18 febrero 2021 | 06:00

Paseños en la capital del estado padecen, al igual que miles de texanos, las inclemencias de un frente invernal que además de presentar temperaturas congelantes les ha ocasionado un corte prolongado de energía eléctrica, falta de servicios, desabasto, aumento de precios e incomunicación.

“Estamos muy enojados y frustrados porque al principio dijeron que la electricidad rotaría entre secciones para que fuera justo para todos. Pero eso no ha pasado”, dijo el paseño Evaristo Gaytán Jr., quien reside desde hace 6 años en Round Rock, Texas, al norte de Austin.  

“Tenemos 3 días sin agua y sin electricidad, los caminos están llenos de hielo y no hay seguridad. No estábamos preparados para esta tormenta”, sostuvo el paseño, quien con su familia y mascotas tuvo que trasladarse a la casa de un familiar, en una zona de Austin donde si hay electricidad.

La situación resulta apremiante ante el temporal, sobretodo al vivir una pandemia, temperaturas congelantes y un desabasto que complica aún más las cosas.

El abasto de gasolina se ha vuelto complicado, ya que los usuarios de generadores que funcionan con este combustible hacen largas filas para abastecerlos y comprar de más a manera de provisión.

En tanto, en supermercados de la zona es común encontrar estantes vacíos, sobre todo en establecimientos que solamente abren sus puertas en la luz del día, modificando sus horarios.

“Los HEB/Walmart están abiertos de las 12 a las 5, hay muchas filas para entrar y cuando estas adentro....no hay mucha comida”, sostuvo Gaytán, quien relató la forma en que un empleado de una sucursal de Home Depot acompaña a los clientes con una linterna de mano por los pasillos del establecimiento.

“Mi familia y los perros nos estamos quedando con un primo, lo que da oportunidad a que mi esposa pueda trabajar al cargar la pila de su computadora”, sostuvo.

Por su parte Shayla Zheng, graduada de la Eastlake Highschool y estudiante de Biología en la Universidad de Texas en Austin, se dijo frustrada ante la imposibilidad de conectarse a sus clases y tener que cumplir con dificultad los requerimientos de sus exámenes semanales.

 “No tenemos electricidad ni en el departamento, ni en la escuela, ha sido muy difícil comunicarme con los maestros porque están incomunicados igual que yo”, sostuvo la paseña.

 Zheng dijo que gracias a que sus padres son originarios de la ciudad de Chicago, donde se viven bajas temperaturas, ella se preparó antes del azote de la tormenta.

 “Por fortuna al ver el aviso de la tormenta, compré galones de agua y comida suficientes, además de que llené el tanque de gasolina de mi auto”, sostuvo.