El Paso
Rebasados por Covid

‘Siento que estamos perdiendo’

Trabajadores de diversos hospitales hacen eco de la preocupación de que la atención al paciente se vea afectada a medida que la capacidad se lleva al límite

Corrie Boudreaux / El Paso Matters / Una de las morgues móviles estacionadas afuera de la Oficina del Médico Forense del Condado de El Paso

René Kladzyk / El Paso Matters

lunes, 16 noviembre 2020 | 06:00

Una enfermera de la unidad de cuidados intensivos (UCI) dejó un turno agotador tratando a pacientes con Covid-19 y quedó consternada por lo que vio mientras conducía por El Paso: estacionamientos llenos en los centros comerciales.

“¿Acaso todo el mundo necesita ver la cantidad de cosas espantosas que vi hoy para comprenderlo?”, cuestionó la enfermera, quien pidió no ser identificada por temor a repercusiones.

“¿Realmente necesitas ir a comprar flores a Target ahora mismo? No, no es así”, dijo la enfermera.

Si bien los habitantes de El Paso han recibido mensajes contradictorios de los líderes locales en respuesta a la orden de quedarse en casa del juez del condado Ricardo Samaniego, los trabajadores médicos han sido asediados por el aumento de las hospitalizaciones en instalaciones que superan su capacidad. Las cifras más recientes de muertes confirmadas y sospechadas por Covid-19 indican que El Paso promedió más de 20 muertes por día en la última semana.

Las enfermeras de la unidad de cuidados intensivos y los técnicos de la sala de emergencias de los hospitales de El Paso se hacen eco de un refrán común: “¡Quédate en casa!”

 “No salgas a menos que sea necesario, usa un cubrebocas cuando salgas y no te reúnas en grupos grandes. Es absurdamente simple, pero la gente dice, bueno, todavía no lo he entendido”, dijo Lilly Sánchez, enfermera de UCI del Centro Médico Universitario (UMC por sus siglas en inglés).

Sánchez describió a un paciente reciente que había estado hospitalizado con Covid-19 durante 10 días: un chico joven, él le dijo que acababa de correr un maratón un mes antes.

“La gente quiere pensar que son jóvenes, sanos e inmunes. Este tipo no tenía ninguna razón por la que debería haber sido hospitalizado. Éste es el tipo de persona que esperarías que tuviera fiebre durante un par de días y luego se recuperara”, dijo.

Cuando hablé por primera vez con Sánchez hace una semana, ella dijo que la parte más difícil de trabajar como enfermera a través de este aumento era el temor constante de llevar Covid-19 a casa con su esposo y sus dos hijos pequeños. Un par de días después, su pesadilla se hizo realidad: ella, su esposo y sus dos hijos dieron positivo por coronavirus.

“Se siente realmente horrible”, dijo. “Hemos tenido conflictos matrimoniales por esto porque (mi esposo) tiene una afección cardíaca. Me hace sentir como si fuera un vector peligroso. Conozco a muchas personas que han contraído Covid más de una vez, enfermeras o técnicos en el hospital, así que de ninguna manera entiendo que esto signifique que ahora soy invencible”.

 

Advierten a habitantes

 

“¿Cuál es su mensaje para los habitantes de El Paso?” Le pregunté a Sánchez y a otros trabajadores médicos que atienden a pacientes con Covid-19 en los hospitales más grandes de El Paso. Ellos instaron a los habitantes de El Paso a tomar los riesgos de Covid-19 con extrema seriedad y a no hacer suposiciones sobre el virus que se ha cobrado la vida de más de 760 habitantes de El Paso.

“Mi mensaje para El Paso es mantenerse fuerte y quedarse en casa. Mucha gente piensa que esto es un engaño, no lo es. He trabajado los últimos días y he tenido más de ocho problemas de código azul, y esas personas eran jóvenes, esas personas no solo eran ancianos”, dijo un técnico de la sala de emergencias del Providence Memorial Hospital, que pidió no ser identificado por miedo a las repercusiones negativas en el trabajo.

Le pregunté qué era un código azul. “Personas que sufren un paro cardíaco o respiratorio. Hacemos todo lo que está en nuestro poder para intentar recuperarlos, pero a veces no podemos hacerlo. Este es un virus aterrador. No sabemos cómo actuará en todos. Puedes estar bien y al minuto siguiente estás jadeando por aire, estás tratando de aferrarte a la vida”.

Luis Fons, enfermero a cargo de la UCI del Centro Médico Del Sol, dijo que ha sido difícil mantenerse optimista ya que el número de hospitalizaciones ha crecido exponencialmente.

“Por mucho que ame mi profesión, a veces siento más que estamos perdiendo a que estemos ganando”, dijo Fons. “En este punto, se ha vuelto tan caótico que no sabemos si alguna vez llegaremos allí. Tenemos historias de éxito y también de fracasos. Con el gran aumento que se está produciendo, nuestras historias de fracasos se han duplicado. Es agotador tener que llamar a las familias con malas noticias”.

Fons quiere que los habitantes de El Paso sepan que él y sus compañeros de trabajo estarán allí para El Paso, pase lo que pase.

Pero a una enfermera nocturna de la UCI en Providence Memorial le preocupa que los habitantes de El Paso den por sentado que los hospitales pueden seguir expandiéndose para adaptarse a las crecientes necesidades de hospitalización. Dijo que ella y sus colegas ya están teniendo que tomar decisiones difíciles en la atención al paciente porque el personal es escaso. Esta enfermera pidió no ser identificada.

“Lamentablemente, uno da la mayor atención a su paciente más enfermo, y eso es lo que vamos a hacer. Pero a veces se parece mucho a estar apagando incendios, porque vas a ir a ver ese paciente y no es como si pudieras pasar suficiente tiempo con un solo paciente, porque estás demasiado ocupada apagando incendios en todas partes”, dijo.

Una enfermera a cargo en la UCI en Providence Memorial, describió tener que elegir qué pacientes recibirían los “buenos” respiradores y cuáles recibirían los “respiradores improvisados de porquería” que se ordenaron de último minuto.

“He cambiado conscientemente a la gente de un ventilador bueno a uno malo porque no tenía Covid, ¿es eso justo? Sinceramente, no, en realidad no. Apesta, pero hay que hacerlo”, dijo la enfermera, que tampoco quiso ser identificada por temor a las repercusiones laborales.

Monique Poessiger, portavoz del Providence Memorial Hospital, dijo que “no hay ventiladores ‘buenos’; por el contrario, todos los ventiladores cumplen los requisitos para brindar una atención segura a los pacientes ventilados”. Ella dijo que “seguimos buscando y recibiendo personal, equipos y otros recursos adicionales para ayudar a nuestros pacientes y personal médico”.

La enfermera de Las Palmas hizo eco de las preocupaciones de que la atención al paciente se vea afectada a medida que la capacidad se lleva al límite.

“La cantidad de pacientes disminuirá la calidad de la atención y afectará directamente los resultados. Tú tienes estándares en base a estadísticas y análisis, y si esos números cambian, entonces tendrás resultados más pobres. He visto enfermeras que tienen más pacientes de los que suelen tener, y el personal trabaja más y está más cansado de lo que suele estar. Diferentes factores en los que afectará de forma inherente el resultado debido al volumen masivo de pacientes que necesitan estar en el hospital”, dijo.

Con los nuevos números de casos de Covid-19, es muy probable que las hospitalizaciones sigan aumentando en El Paso. También lo harán las muertes. La ciudad ya ha comenzado a transportar pacientes por vía aérea a otras ciudades, y esta práctica continuará mientras la capacidad del hospital lo requiera y otras ciudades puedan satisfacer las necesidades médicas desbordantes de El Paso.

Un portavoz de Las Palmas del Sol Healthcare dijo que sus hospitales han tomado medidas para adaptarse al aumento de las hospitalizaciones, incluida la adición de “más de 250 enfermeras y otro personal auxiliar de apoyo de los hospitales de nuestra red y de las agencias estatales y federales”.

La enfermera nocturna de la UCI de Providence dijo que estar enfermo de Covid en una ciudad lejana es algo que no le desearía a nadie. Ella también suplicó a los habitantes de El Paso que se queden en casa.

“No hay suficientes enfermeras para los pacientes que ya tenemos y mi mensaje para los habitantes de El Paso es quédense en casa. Sé que no pueden ver lo que sucede en los hospitales, pero escuchen a los trabajadores de la salud que les decimos que ya es muy difícil en este momento.

“Y es aún más difícil cuando es tu ser querido el que está en esa cama. Al escuchar los sollozos de los miembros de la familia, verlos allí en a través de una videollamada, ellos no pueden estar allí cuando ellos mueren, no pueden estar allí para ellos. Es una atmósfera completamente diferente cuando se trata de tu familia, y no me gustaría que nadie pasara por esto. Quédate en casa”.

EN SUS PALABRAS...

“(La prevención) es absurdamente simple, pero la gente dice, bueno, todavía no lo he entendido”

Lilly Sánchez, enfermera de UCI del Centro Médico Universitario

“Mucha gente piensa que esto es un engaño, no lo es. Este es un virus aterrador. Puedes estar bien y al minuto siguiente estás jadeando por aire, estás tratando de aferrarte a la vida” 

un técnico de la sala de emergencias del Providence Memorial Hospital

“Con el gran aumento (de hospitalizaciones), nuestras historias de fracasos se han duplicado. Es agotador tener que llamar a las familias con malas noticias”

Luis Fons, enfermero a cargo de la UCI del Centro Médico Del Sol

“No es como si pudieras pasar suficiente tiempo con un solo paciente, porque estás demasiado ocupada apagando incendios en todas partes”

una enfermera nocturna de la UCI en Providence Memorial

Reportaje original en El Paso Matters