Espectáculos

Con el viento a su favor

La preparación y disciplina dan pauta para que a sus 17 años el clarinetista Nahum Celaya realice su sueño

Natalia Piña / El Diario

miércoles, 01 julio 2020 | 06:00

El joven juarense Nahum Celaya es ejemplo de que el trabajo constante genera frutos, ya que después de prepararse con rigor y de demostrarle al mundo su pasión por la música, logró cosechar el resultado de sus esfuerzos.

Con 17 años, el clarinetista del programa de Agrupaciones Musicales Comunitarias de la división Santiago Troncoso en Ciudad Juárez, es uno de los instrumentistas seleccionados para formar parte de la Orquesta Sinfónica Infantil de México (OSIM).

“Me preparé día y noche, hace nueve años no quedé, y me dije: ‘Yo quiero ir y conocer Bellas Artes’, y por eso le eché ganas”, dice Nahum a El Diario de Juárez. 

“Fue una sorpresa quedar porque varios de mis compañeros tocaron muy bien. No lo esperaba. Nada más vi los resultados y di un brinco”.

Tras nueve años en las Agrupaciones Musicales Comunitarias bajo la tutela del clarinetista Pablo Cervantes, egresado de la licenciatura en Música de la Universidad Autónoma de Ciudad Juárez (UACJ), este logro acerca a Nahum a cumplir su sueño de profesionalizarse en la música e ir a la Ciudad de México a estudiar en la Orquesta Escuela Carlos Chávez (OECCh).

“Nahum ha sido una persona dedicada al aprendizaje de su instrumento. Además, representa a todo el sistema de Juárez, que está conformado por un equipo de al menos 28 personas comprometidas a llevar el arte de la música a nuestra comunidad, a nuestra ciudad.

Es un factor que motiva a los demás chicos (de las Agrupaciones Musicales Comunitarias) a verse reflejados en él (Nahum), de que todo puede tener frutos”, comenta Eder Holguín, quien es maestro del programa desde hace nueve años.

Con la mira en el futuro 

A pesar de que las actividades que tiene programadas la OSIM para los seleccionados en 2020 son distintas a las de años anteriores, habrá clases virtuales por la contingencia sanitaria y el campamento anual se postergó, para Nahum vale la pena esperar y dice que la experiencia será igual de enriquecedora. 

“Me entristeció que no se iba a hacer (el campamento), pero el proyecto sigue en pie y cuando el semáforo sea verde nos van a hablar”, cuenta Celaya.

El clarinetista está agradecido con su madre, por incitarlo a entrar a las Agrupaciones Musicales Comunitarias cuando tenía ocho años, y con sus maestros por motivarlo y por continuar su labor aun durante la pandemia.

Agrupaciones Musicales Comunitarias

Surgieron hace nueve años en Ciudad Juárez como un programa creado por el Sistema Nacional de Fomento Musical de la Secretaría de Cultura.

Brindan educación musical en sectores vulnerables en siete centros comunitarios que son: Zaragoza, Cemyp (Centro Multicultural Yermo y Parres), Riberas, Santiago Troncoso, Parque Central, Kilómetro 29 y Reforma Smart (en Centro Cívico S-Mart).