Estado

Comen una vez al día

La crisis económica y la pandemia afectan a familias indígenas; muchas de las cuales carecen de alimentos

Silvestre Juárez/El Diario

El Diario de Chihuahua

domingo, 02 agosto 2020 | 12:11

Chihuahua.- La crisis económica y la pandemia están afectando a cientos de familias indígenas; muchas de las cuales comen sólo una vez en al día y en las que en su mayoría son niños que viven en un asentamiento a un costado del Cerro Grande pegado a la colonia La Soledad. 

Silvia, madre de familia de la etnia tarahumara tiene en su vivienda, si se le puede llamar así, a diez niños a los que tiene que alimentar, y que muchas veces sólo hacen una comida al día. 

Ayer, alrededor de ocho niños pequeños compartían la única comida del día que darán acompañada de un refresco de cola de tres litros y una olla de sopa de fideos. 

Silvia expuso que la necesidad y la falta de oportunidades que trajo la pandemia les ha pegado duro en su economía, pues luego de llegar de la sierra no han encontrado trabajo para salir adelante. 

La madre de familia, quien en ese momento compartía con los niños la comida, dijo que son más de diez niños los que alimenta en su casa que es más bien una choza hecha de cartón y lámina. 

La mujer, quien dijo no saber leer ni escribir, pidió a las autoridades, o a la ciudadanía despensas para poder alimentar a los niños, que son los que más sufren por la falta de alimentos. Por su parte, Luis Montes, quien también vive en el lugar, mencionó que él trabajaba como jornalero pero que se quedó sin empleo debido a la pandemia; que ha buscado una oportunidad para trabajar, pero que el empleo está escaso en estos momento. 

Así pues, a los problemas de saluda, vivienda y alimentación propios de la etnia se añade una crisis sanitaria que ha venido a afectarlos de manera directa tras su llegada a la ciudad. 

El Diario pudo observar que tampoco tienen acceso a medidas sanitarias como agua potable, drenaje y mucho menos a gel antibacterial o cubrebocas. Carecen de medios para enfrentar el virus y el hambre. 

El asentamiento ha crecido al sur de la ciudad en últimos años y se encuentra a un costado del Cerro Grande pegado a la colonia La Soledad. Los habitantes pidieron se les ayude con despensas y otros apoyos.