Estado

Galería:Levanta Trump muro en ‘Las Chepas’

Con muralla de más de 9 metros de altura, EU busca frenar cruce de migrantes por el municipio de Ascensión

David Cruz / El Diario de Juárez
David Cruz/El Diario de Juárez
David Cruz/El Diario de Juárez
David Cruz/El Diario de Juárez
David Cruz/El Diario de Juárez
David Cruz/El Diario de Juárez

Hérika Martínez Prado
El Diario de Juárez

miércoles, 02 septiembre 2020 | 06:00

Ascensión, Chihuahua— En medio del desierto entre Chihuahua y Nuevo México, Estados Unidos busca inhibir el cruce de migrantes con la construcción de un muro de más de nueve metros de altura frente a “Las Chepas”, como se le conoce al poblado Josefa Ortiz de Domínguez, en el municipio de Ascensión.

“Estas Chepas eran más conocidas por eso, por la cruzada de los ilegales. Los migrantes están bajando pa’ca pa’ estas zonas pa’ cruzar... ahí a veces se ven unos poquitos”, narró uno de sus habitantes al observar la muralla de acero que se levanta a unos metros de su vivienda.

Ubicado a 159 kilómetros de Ciudad Juárez, en el desierto de Chihuahua, en el poblado que llegó a ser habitado por unas 100 familias, actualmente permanecen apenas poco más de 10, rodeadas de cerros y viviendas abandonadas. 

Las temperaturas son extremas, en el invierno alcanzan los 21 grados centígrados bajo cero y en el verano sobrepasan los 40 grados; sin embargo, su lejanía, la barrera de aproximadamente un metro de altura que hasta hace unos días dividía a ambos países y la frontera cerrada debido a la contingencia de salud por el nuevo coronavirus (Covid-19), han orillado a los migrantes a ir hasta allá en busca del llamado “sueño americano”. 

De acuerdo con las autoridades mexicanas y habitantes de Puerto Palomas de Villa, se trata principalmente de migrantes mexicanos, así como extranjeros que durante meses han esperado en Ciudad Juárez que abran la frontera de Estados Unidos para poder acudir a sus audiencias ante las Cortes de Estados Unidos. 

El muro que se levantó la semana pasada forma parte de los 74 kilómetros de construcción anunciados en abril del año pasado por el Departamento de Seguridad Nacional de Estados Unidos (DHS, por sus siglas en inglés), entre los condados estadounidenses de Luna y Doña Ana, en Nuevo México, que colindan en la frontera mexicana con los municipios chihuahuenses de Ascensión y Juárez.

Sin embargo, se levantó primero en dicha zona que en las áreas más cercanas a Puerto Palomas, en donde actualmente se trabaja en la construcción del muro en diferentes fases como el retiro de los tubos y la malla fronteriza que antes existían, los cimientos para su instalación y el transporte de los barrotes a lo largo de la frontera.

Afecta hasta por cruce de ganado

Dichos trabajos han permitido incluso el cruce del ganado de los habitantes de Las Chepas a Estados Unidos, sin que luego puedan recuperarlo.

“El otro día se nos fueron tres vacas y nosotros no podemos ir por ellas, porque nos detienen”, aseguró un habitante de Palomas, quien tiene su ganado en el poblado fronterizo.

El problema es que al quitar los tubos que sirven para establecer el límite entre México con Estados Unidos, los animales tienen libre el camino para cruzar y lo hacen sin que nadie se los impida, pero luego no pueden ir por ellos porque serían indocumentados.

“Cuando eso pasa, los de allá –estadounidenses– traen vaqueros para llevarse a los animales a la unión ganadera de Deming y allá se quedan los animales porque si los reclaman tienen que pagar, necesitan más vacunas y al final les viene saliendo más caro que lo que cuesta el animal”, narró un habitante del poblado.

Cambia el paisaje

Aunque el problema es añejo, los trabajos de construcción lo agravaron, aseguró quien hasta hace cinco días al salir de su casa podría ver libremente el horizonte, pero ahora cuando sale y voltea hacia el norte topa su mirada con el muro construido por el Gobierno de Donald Trump. 

De acuerdo con los trabajadores, el muro que levantan en dicha zona cuenta con 31 pies de altura, equivalentes a 9.4 metros, desde el nivel del piso; pero la construcción comienza a 2.7 metros (9 pies) de profundidad, con el fin de que tenga un soporte. 

Dicha extensión del muro fronterizo fue anunciada el 26 de abril de 2019, por el DHS, como “la construcción de cercas, caminos e iluminación dentro de lugares específicos de la frontera para bloquear los corredores de tráfico de drogas a través de la frontera internacional entre los Estados Unidos y México”. 

La construcción total será de 74 kilómetros y fue adjudicada a SLSCO Ltd., por un monto de 789 millones de dólares, según lo informado en su arranque por las autoridades estadounidenses.

En julio pasado también el Cuerpo de Ingenieros del Ejército de Estados Unidos informó a la AFP que el video que comenzó a circular en redes sociales tras el huracán Hanna, en el que se observa la caía de una sección del muro fronterizo, se trataba de un video tomado el 5 de junio de 2020 cerca de Deming, Nuevo México, luego de un evento de fuertes vientos.

Dicha declaración significa que el derrumbe del muro de Trump que se hizo viral en Twitter formó parte del tramo de los 74 kilómetros que se construyen actualmente de muro entre Chihuahua y Nuevo México.

La zona se ha convertido en los últimos meses en una de las áreas de mayor cruce de migrantes, tras el cierre de la frontera de Estados Unidos, según las autoridades.

Con el objetivo de abordar los retos en materia migratoria en los municipios de Janos, Nuevo Casas Grandes y Ascensión, el 13 de agosto se inauguró la Comisión de Alcaldías para la Atención de personas Migrantes en el Noroeste de Chihuahua (Caamino), con la participación de la Organización Internacional para las Migraciones de Naciones Unidas (OIM), organizaciones binacionales y autoridades de los tres niveles de gobierno.