Estado

Para sus hijos es un héroe por su trabajo

Ansiedad, el peor enemigo en los niños

Juan Alanís/El Diario

Juan Carlos Núñez/El Diario

domingo, 21 junio 2020 | 10:43

Chihuahua.- Atender pacientes, canalizarlos al área de Coronavirus (Covid-19), vivir en un ambiente de riesgo constante, regresar a casa no sin antes limpiarse y tener que aguantar unos momentos para poder abrazar a la familia, es una rutina de todos los días en la actual contingencia que vive el doctor Rubén Rodríguez Armendáriz, especializado en Neumología Pediátrica.

A sus 35 años, el también padre de dos hijos varones pequeños, reconoció que la contingencia sanitaria ha impactado de manera muy importante en la vida de todos, ya que tuvo que cambiar la dinámica familiar y tomar medidas muy extremas a fin de que puedan convivir sin mayores riesgos.

Platicó que es complicado el trabajar como pediatra, ya que la mayoría de los niños no presentan síntomas propios del virus, por lo que se les consulta, luego se hace un diagnóstico y en algunos casos dan positivo, por lo que se implementa el protocolo para su atención. Esto pone en riesgo a quienes tuvieron contacto con el paciente.

“No es fácil, porque he tenido que canalizar a algunos niños al área de Covid. Y sí, nos colocamos todo el equipo preventivo. Pero está el temor de llegar a casa y tomar las medidas necesarias. Literalmente mis hijos saben que cuando llega su papá, trae gérmenes y deben esperar a que me quite todo, limpiar en un lugar aparte, bañarme y hasta que su mamá les dice que pueden salir de su cuarto ya podemos convivir. Es una rutina muy pesada, pero es algo que tenemos que hacer”, platicó el pediatría, quien reconoció haber tenido algunos casos en el hospital StarMédica, donde afortunadamente tienen protocolos muy especiales para cuidar a todo el personal, visitantes y pacientes.

En su experiencia durante la pandemia, aceptó que los infantes son el grupo de menor riesgo, ya que su sistema inmunológico está bien desarrollado, con las excepciones de los que padecen alguna enfermedad crónica que les afecta sus defensas, por lo que no se puede tomar a la ligera el cuidado de los pequeños.

También añadió que los adultos mayores, quienes tienen padecimientos como diabetes, hipertensión, obesidad, algún tipo de cáncer o enfermedad grave, son los más vulnerables y aunque los infantes sean asintomáticos, pueden contagiarlos, lo que se complicaría. “Por eso siempre es importante tomar medidas, usar el cubrebocas, la careta, lavarse bien las manos, uso de gel, todo, nada es demasiado”, comentó.

Aunque las cifras de menores fallecidos por Covid son bajas, no es descartable, sin embargo dijo que lo que ocurre actualmente son los síntomas por ansiedad, debido al encierro, al solo estudiar en casa y no poder salir con la libertad de antes. “Nos han llegado niños con dolores, con vómitos, con alguna sintomatología sospechosa, pero al momento del diagnóstico, nos damos cuenta que todo lo causa la ansiedad. Están desarrollando problemas neurológicos muy fuertes debido a esta cuarentena. Hay que pasar más tiempo con ellos, ser creativos, comprensivos. Esto pasará, no sabemos cuándo, pero pasará”, explicó el doctor.

Aceptó que la situación en su hogar también es difícil por la contingencia, ya que sus hijos no han salido desde que comenzó. Su esposa es maestra y da clases en línea. Él es el único que sale todos los días a trabajar. Lo ven como héroe por arriesgarse, pero también se hace notar la falta de libertad para salir, para convivir, por lo que es importante dedicarle tiempo a la familia.

Contó cómo el año pasado los festejos del Día del Padre fueron muy grandes con parte de los familiares tanto de él como de su esposa; ahora, deberán ser muy íntimos, solamente ellos. “No porque queramos, sino porque es lo mejor, al menos este año. El próximo ya veremos que ocurre. Lo importante es que ahora es importante dedicarles tiempo a mis hijos, a mi familia. El trabajo es importante y muy valioso, pero hay que valorar lo que uno tiene y convivir con ellos”, expresó.