Estado
Liberan agricultores caseta

Sigue bloqueo de vías férreas

Conflicto lleva ya 7 meses sin resolverse

De la Redacción
El Diario

martes, 15 septiembre 2020 | 06:00

Chihuahua– Agricultores de la zona centro del estado de Chihuahua, apoyados por integrantes del Frente Nacional AntiAMLO (Frena), de los alcaldes de Parral, Camargo, Saucillo, Delicias y de la ciudad de Chihuahua, mantienen bajo su resguardo la presa La Boquilla, Municipio de San Francisco de Conchos, impidiendo de esta manera la extracción del agua.

De igual manera se mantiene el bloqueo de las vías del Tren en Estación Consuelo en el municipio de Meoqui, además de la toma de la caseta de Saucillo, mientras que la ubicada en Camargo fue liberada.

El vicepresidente del Congreso del Estado, Omar Bazán, reiteró que el alcalde de San Francisco de Conchos, Jaime Ramírez Carrasco, donde se ubica la presa La Boquilla, no se encuentra solo, y que contará con el respaldo de los presidentes municipales en la batalla jurídica por el agua de Chihuahua. Hasta la fecha 17 alcaldes del PRI mantienen controversias constitucionales ante la Suprema Corte de Justicia de la Nación contra el Gobierno federal, por la extracción de agua en las presas.

Estuvo acompañado por los alcaldes de Buenaventura, Miriam Caballero; de Santa Bárbara, José Antonio Bilbao Martínez; Ariel Fernández de Aquiles Serdán; de Coronado, Refugio Soto Terrazas y de Oscar Manuel Galván Neri, de Villa López.

Lo anterior se derivó desde la primera semana de febrero de 2020, cuando se iniciaron llamados a la movilización en los diversos municipios de la cuenca del Río Conchos, convocados por la Asociación Agrícola de la ciudad de Camargo para evitar lo que consideran es un robo a los agricultores de la región, cuyo conflicto ya cobró la primer víctima mortal por el lado de los manifestantes.

Este conflicto entre los productores del campo y la Comisión Nacional del Agua (Conagua) es en torno al agua de las tres presas más importantes que alimentan al Río Conchos, La Boquilla (San Francisco de conchos), Las Vírgenes (Rosales) y El Granero (Aldama), cuyo líquido es usado para el ciclo agrícola.

Estas manifestaciones por la demanda de agua en Chihuahua ya dejó la muerte de una mujer y un lesionado, el cual se intensificó desde mediados de julio pasado con una ola de protestas, debido a que agricultores y campesinos identificaron extracción de la presa Francisco I. Madero para abastecer al embalse Luis L. León, con la finalidad de que el Gobierno mexicano cumpla con un tratado para devolver parte de este recurso a Estados Unidos.

En febrero algunos diputados panistas que estuvieron al frente de las protestas, mencionaron que “esta agua que pretenden liberar, será vendida a empresarios de Nuevo León y Tamaulipas, los panistas denunciaron que esto demuestra que para el Gobierno de la 4T “primero son los ricos”.

La situación se tornó tensa, dado que más de 100 efectivos del Ejército llegaron con armas largas, a los que se sumó un gran despliegue de la GN en las inmediaciones de la presa La Boquilla. Los rancheros-agricultores no se intimidaron ante las fuerzas federales, también bloquearon la carretera federal 45 exigiendo un diálogo con los representantes de la Conagua, para detener el intento de abrir la presa.

El 8 de Junio, en Ojinaga, se realizaron manifestaciones por una nueva extracción en la presa El Granero, las cuales duraron cerca de 48 horas, culminando con la presencia de la Guardia Nacional, después de que se enfrentaran los productores contra las autoridades federales.

Este conflicto provocó el incendió de vehículos propiedad del Gobierno federal y el encierro del delegado del Bienestar, Juan Carlos Loera de la Rosa, en el Palacio municipal, quien días posteriores anunció posibles demandas legales.

Fue el 19 de julio cuando elementos de la Guardia Nacional y del Ejército Mexicano dispararon balas de goma y gas lacrimógeno a campesinos que llegaron a la presa Las Vírgenes para impedir una nueva extracción de agua ordenada por el Gobierno federal. 

El 20 de agosto centenares de campesinos ampliaron y endurecieron las protestas por el conflicto del agua, cerrando la carretera federal Chihuahua-Delicias, el centro de la capital y tomando edificios públicos.

Ese jueves tomaron tres edificios públicos del estado, y extendieron el bloqueo a otras 5 avenidas y cerraron la autopista federal de Delicias a Chihuahua.

El 24 la Comisión Nacional del Agua (Conagua) anunció la conclusión en su totalidad de la entrega de dicho volumen, al tratado de aguas internacionales, de la presa El Granero, ubicada en el municipio de Aldama, respecto de la presa La Boquilla, únicamente falta por entregar el 17 por ciento de los 962.7 millones de metros cúbicos que fueron autorizados para el Distrito de Riego 005.

El 2 de septiembre decenas de agricultores del municipio de Las Delicias, en Chihuahua, donde se mantiene el diferendo entre campesinos y autoridades federales por el trasvase de agua a Estados Unidos, encabezaron una caravana en defensa de presas y ríos de la región, donde externaron.

Al lugar acudieron elementos de la Guardia Nacional, para montar un operativo y evitar que la manifestación derivara en actos de violencia, como los que ya ocurrieron el pasado 29 de julio, en el que manifestantes quemaron y vandalizaron automóviles e instalaciones de la Comisión Nacional del Agua (Conagua).

El pasado domingo 6 de septiembre, la Conagua abrió la válvula de salida de agua de la presa La Boquilla, por lo cual agricultores acudieron al sitio para interrumpir tal acción. No lograron su objetivo, pues fueron repelidos y protestaron frente al Palacio de Gobierno de Chihuahua. 

Para el martes 8 de septiembre, los pobladores se organizaron para avanzar en caravana hasta la presa La Boquilla, cuyo objetivo era conseguir que los elementos de la guardia les dieran paso para entrar a cerrar las llaves de desfogue. 

En las puertas de la presa, los representantes del colectivo pidieron acceso a la Guardia Nacional, y luego intentaron derribarla por lo que alrededor de las 17:00 horas comenzó el enfrentamiento físico, con detonaciones de gas pimienta, pero sin disparos aún. 

Los manifestantes usaron palos para defenderse y lograron que los elementos de la Guardia Nacional se retiraran de la zona, cerraron la válvula e hicieron un llamado a las comunidades locales para delegar guardias y controlar el acceso al sitio.

Por la noche, los productores Jaime Torres y Yesica Silva fueron atacados a balazos por supuestos elementos de la Guardia Nacional luego de haber participado en las protestas, en el lugar falleció la mujer y quedó herido de gravedad su compañero.