Estado

Solicitan a la CIDH intervenir en conflicto

Más de 12 mil personas se verían afectadas si se llevan el agua que necesitan para subsistir de la presa La Boquilla

Gisela Reyes / Corresponsal / El Diario

miércoles, 14 octubre 2020 | 06:00

Ciudad de México– Más de 12 mil personas se verían afectadas si se llevan el agua que necesitan para subsistir de la presa La Boquilla, mismas que pueden ser desplazadas o migrar buscando trabajo, dijo Bryan LeBaron en conferencia de prensa, donde agregó que los agricultores tienen miedo por el abuso al que están siendo sometidos por dejarlos sin agua, por congelar sus cuentas, violaciones a sus derechos, así como de la presencia de la Guardia Nacional en la región, que derivó en el homicidio de Jessica Silva. 

Acompañado de Julián y Adrián LeBaron, además de agricultores, anunciaron que se solicitó una serie de medidas cautelares a la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) para que en el conflicto que hay por el agua en Chihuahua se le ordene al Estado mexicano no hacer uso de las fuerzas armadas para realizar tareas de orden civil y garantizar la estabilidad económica de las personas que se han visto afectadas en la región. 

“No estamos en contra de que se cumpla el Tratado con los Estados Unidos, pero estamos buscando que el Gobierno mexicano reflexione sobre sus prioridades y cómo está afectando a los agricultores, pero queremos que especialmente no haya más violaciones como ha sucedido en el lamentable caso de Jessica”, dijo Bryan. 

Por su parte, Julián consideró preocupante que se quieran militarizar las presas de Chihua-hua, las aduanas y la seguridad pública, y eso, dijo, es usurpación de autoridad. Por otro lado, agregó que es extremadamente peligroso que campesinos estén en medio de este problema cuando son las autoridades quienes deben resolver el conflicto. 

Se llevaron el recurso que habían guardado

Raymundo Soto, activista y agricultor de la región Zona Centro Sur de la entidad, lamentó que estén siendo afectados directamente por las medidas que se están tomando ante un compromiso internacional; “desde el año pasado quisieron imponernos el que se traspase agua almacenada a las presas internacionales para cumplir el tratado, dicen que nos retiramos de las negociaciones pero la realidad es que sólo llegaron a decir que se iban a llevar mil 200 millones de metros cúbicos”. 

Explicó que desde hace 20 años los agricultores programan dos ciclos, sin embargo, a raíz del desabasto de agua dejaron de cerrar un ciclo, por lo que decidieron abrir las presas en mayo y cerrarlas en septiembre, pero el agua que se había guardado se la llevaron y calificaron de lamentable el manejo de la Comisión Nacional del Agua ante el conflicto. 

“Estamos ante un Gobierno insensible, que impone su voluntad con el fusil en la mano, por eso nos interesa que organismos internacionales volteen a ver lo que pasa en Chihuahua, porque además de querer llevarse el agua, están haciendo amenazas, para inculcar miedo, pero el agua es vida y daremos la vida por el agua. Los agricultores estamos dispuestos a defender nuestro patrimonio”, sentenció Soto.