Estado

Tormenta azota lugares donde el clima frío es raro

El fenómeno los está castigando con una intensidad sorprendente

Associated Press / Un hombre camina sobre una calle cubierta de nieva
Associated Press / Un conductor maneja una camioneta sobre la calle llena de nieve

The New York Times

lunes, 15 febrero 2021 | 12:13

Nueva York— Un mínimo de 12 grados y algunos centímetros de nieve no serían inusuales para mediados de febrero en muchas ciudades estadounidenses. Pero en San Antonio, es inaudito.

"La gente no se siente segura de salir", dijo George Osorio, de 29 años, gerente de recepción del Hotel O'Brien, cerca del Riverwalk de la ciudad. “Los habitantes de San Antonio no están acostumbrados a este clima. Tenemos invitados de Wisconsin y les resulta divertido, porque les parece cálido".

El camino de la tormenta invernal que azota todo el país incluye muchos lugares donde lo peor del invierno suele llegar como un golpe indirecto, lo que significa que la tormenta los está castigando con una intensidad sorprendente.

En Mississippi, los funcionarios les dijeron a los residentes que probablemente tendrían que mantenerse fuera de las carreteras al menos hasta el martes. Advirtieron que las autoridades locales no estaban tan bien equipadas para las condiciones invernales como las de los estados del norte.

La Costa del Golfo en Texas, Luisiana y Mississippi está bastante familiarizada con el clima brutal en forma de huracanes, inundaciones y el calor del verano. Pero las temperaturas de un solo dígito y las carreteras cubiertas de hielo son algo completamente diferente.

Para muchos, el clima durante el fin de semana reavivó los recuerdos de una tormenta de hielo en 1997 que estuvo entre las peores registradas en partes de Texas y Louisiana. Esa tormenta rompió árboles, dañó y destruyó casas y cortó la luz durante días, dejando a los residentes sin calefacción.

Las zonas rurales se han visto muy afectadas por el clima y los cortes de energía que está provocando. En el condado de Gillespie, a unos 120 kilómetros al oeste de Austin, algunos hogares no han tenido electricidad desde el jueves, cuando el hielo y la lluvia helada comenzaron a azotar la región. Además de perder calor, luz y energía para cocinar, muchas casas rurales también se han quedado sin agua, ya que se necesita electricidad para operar los pozos de los que dependen.