Estado

Van contra robo de vacunas y equipo médico

La bancada de Morena en el Congreso del Estado presentó una iniciativa para reformar el Código Penal estatal

Pável Juárez
El Diario de Juárez

miércoles, 17 febrero 2021 | 06:00

Ciudad Juárez— La bancada de Morena en el Congreso del Estado presentó una iniciativa para reformar el Código Penal estatal para agravar el delito de robo cuando se trate bienes, insumos, medicamentos, tratamientos, vacunas y equipo de protección de las instituciones de Salud.

De esta manera, el robo de vacunas en el estado, por ejemplo, podría alcanzar de dos a 10 años de prisión.

El objetivo de la iniciativa es que tanto las vacunas, como los medicamentos e insumos médicos, incluidos los destinados a la protección del personal de salud, lleguen a su destino y se apliquen para el fin que fueron adquiridos, es decir, que se lleve de manera correcta la cadena de distribución, desde su almacenamiento, hasta su uso o destino final.

“Como poder legislativo, estamos obligados a  garantizar el derecho a la salud de las personas. Por eso, presento esta iniciativa para dotar de mayores instrumentos a quienes en su caso, se encargarán de investigar y juzgar estas prácticas antijurídicas que deseamos se erradiquen por completo en pro de la salud y bienestar social de las y los chihuahuenses”, manifestó la diputada local por Morena, Ana Estrada, promovente de la reforma.

La legisladora recordó que el pasado el 16 de octubre, la Cofepris fue notificada por el Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) del robo de la vacuna “Vaxigrip” para la inmunización contra la influenza tipo A y B, de uso exclusivo del sector salud. Un mes después, el 15 de noviembre, la Comisión alertó sobre su venta de manera ilegal en sitios en línea.

“La alerta cobra especial relevancia en tanto, que para el año 2018, México tenía el sexto mercado ilícito de medicinas más grande del mundo, mismo que es responsable de una pérdida estimada de 150 millones de dólares, anuales”, apuntó.

Desde septiembre del año pasado, cuando comenzaban las etapas de prueba de las vacunas de Pfizer-BioNtech y Moderna, entre otras; diversas agencias de seguridad alertaron sobre los riesgos a los que estaría sujeta la distribución y aplicación de los inoculantes. 

Uno de los principales es el robo o sustracción de vacunas para su distribución en el mercado negro. La vacuna ha sido llamada “oro líquido”, debido al alto valor que tiene como un insumo esencial para el regreso a la normalidad y la protección de la salud de las personas.