Estado
Señala hijo de Jesús Enrique Grajeda Herrera

Video: ‘Personal médico, agotado y sin apoyos’

El también doctor dijo que a su padre no le gustaban los homenajes

Cortesía / Jesús Enrique Grajeda Martínez ayer en Palacio de Gobierno

Miguel Silva
El Diario de Chihuahua

martes, 28 julio 2020 | 08:08

Chihuahua— “El personal de Salud que se encuentra en la primera línea de batalla frente al Covid-19 está cansado y sin insumos, necesitamos ayudarlos, seguir atendiéndolos y como sociedad tomar la conciencia de que esto no ha terminado y tardará mucho en terminar”, señaló el doctor Jesús Enrique Grajeda Martínez, hijo del extinto secretario de Salud, Jesús Enrique Grajeda Herrera, durante el homenaje póstumo realizado ayer en el patio de Palacio de Gobierno.

En el evento en el que estuvieron amigos, familiares e integrantes del gabinete estatal encabezados por el gobernador Javier Corral Jurado, Grajeda Martínez expresó que desde que su padre arribó a la dependencia estatal siempre veló para que al personal médico y de enfermería no le faltara nada y se enfocó a mejorar los servicios a favor de la comunidad, empezando por recomponer el suministro de medicinas.

Cuando inició la pandemia, indicó, el doctor Grajeda Herrera fue el principal gestor para garantizar que el personal médico tuviera lo necesario y un poco más para atender la contingencia provocada por el Covid-19, siendo esa su mayor lucha ya que en todo momento abogó para mejorar las condiciones laborales y de insumos para todos los que han estado en la “línea de batalla” y que al igual que él han enfermado y otros perdido la vida.

“Sería muy irresponsable de mi parte no traer este tema a colación. La muerte de mi padre nos debe servir de ejemplo para reconocer a todos aquellos que han muerto y que están arriesgando su vida para salvar la de los demás, tienen que ser reconocidos, ayudados y apoyados. Parece que ya se nos está olvidando que allí está el personal muy agotado arriesgando su vida. Tuve la fortuna de estar con él los últimos días y vi que la labor del personal de Salud es invaluable”, manifestó.

Dijo que su padre era un hombre sencillo al que no le gustaban los homenajes, así como tampoco los reflectores, pero que los atendía cuando era necesario. De igual forma, recordó que fue un hombre que dedicó su vida a servir a los demás, sacrificando su tiempo en familia. Incluso estando en su zona de confort aceptó el puesto de secretario de Salud, sólo por el compromiso de ayudar a los chihuahuenses.

Finalmente agradeció a los médicos y todo el personal de Salud que lo atendió hasta el último momento.

El gobernador Javier Corral Jurado reconoció que no tenía relación con el doctor Jesús Enrique Grajeda antes de haberlo designado como secretario de Salud, y dijo que su amistad con el finado inició a raíz de que se integró al gabinete estatal y se fortaleció con la convivencia diaria que sostuvieron.

Expuso que el Hospital Central del Estado, institución médica que próximamente cumplirá 123 años al servicio de los chihuahuenses, fue como un hogar para el exsecretario, pues ahí pasó gran parte de su trayectoria profesional como médico y como director del nosocomio, y es por eso que en su honor se llamará “Hospital Central Universitario Doctor Jesús Enrique Grajeda”.

El mandatario recordó que cuando le ofreció el puesto de secretario de Salud, la respuesta de Grajeda Herrera fue que no era un miembro activo del Partido Acción Nacional (PAN), a lo que le dijo que no lo buscaba por filiaciones o ideologías políticas, sino para servir a los chihuahuenses, y fue entonces cuando aceptó el cargo que desempeñó desde el 30 de agosto del 2018.

Sobre los señalamientos de falta de insumos y atención al personal médico, Corral no hizo referencia.