Estados Unidos

Admiten republicanos de California que colocaron urnas erróneas en todo el estado

Es una acción que funcionarios estatales dijeron que era ilegal y podía dar lugar a un fraude electoral

The New York Times

The New York Times

lunes, 12 octubre 2020 | 20:44

El Partido Republicano de California admitió su responsabilidad al colocar más de 50 urnas erróneamente etiquetadas como “oficial” para los votos por correo en los Condados Los Ángeles, Fresno y Orange --- una acción que funcionarios estatales dijeron que era ilegal y podía dar lugar a un fraude electoral.

Las cajas metálicas de color gris oscuro aparecieron en las dos últimas semanas cerca de iglesias, armerías y oficinas del Partido Republicano, mayormente en áreas conservadoras demócratas, que tenían pegada una etiqueta blanca identificándolas como “Urna Oficial de Votos” o “Urna de Votos”.

El votante promedio no puede distinguir los sitios de entrega de votos que han sido sancionados por el estado, los cuales están gobernados por estrictas regulaciones que pretenden impedir una manipulación partidista de los votos.

Las acciones, que mayormente marginaron al partido estatal, ocurren en un momento en que los republicanos y demócratas están involucrados en una feroz lucha nacional por el derecho a votar, ya que los aliados del presidente Trump están acusando a los demócratas de Minnesota y de otros lugares de socavar la integridad del proceso electoral ampliando el voto por ausencia y otras medidas para incrementar el acceso a las boletas.

Este lunes, el secretario de Estado de California, Alex Padilla, y el procurador general Xavier Becerra enviaron una orden de cese y desistimiento al Partido Republicano a nivel condado y estatal, ordenándoles que remuevan las cajas.

También urgieron a los votantes que sin saber dejaron su boletas en esos receptáculos que se inscriban en el sitio en la web de seguimiento del voto en el estado para asegurarse que su voto fue contado.

Héctor Barajas, portavoz del Partido Republicano en California, dijo que el partido seguirá distribuyendo las cajas, sin colocarles ninguna etiqueta e identificándolas explícitamente como urnas republicanas.