Estados Unidos

'Estén allí. ¡Será salvaje!': Trump casi señaló la fecha

El presidente de Estados Unidos y sus partidarios habían estado proclamando el 6 de enero como un día de ajuste de cuentas

Associated Press / Partidarios de Donald Trump en el Capitolio

The New York Times

jueves, 07 enero 2021 | 12:26

Nueva York— Durante semanas, el presidente Trump y sus partidarios habían estado proclamando el 6 de enero de 2021 como un día de ajuste de cuentas. Un día para reunirse en Washington para "salvar a Estados Unidos" y "detener el robo" de las elecciones que había perdido decisivamente, pero que aún mantenía, a menudo a través de una mezcla tóxica de teorías de conspiración, que había ganado de manera aplastante.

Y cuando llegó ese día, el presidente reunió a miles de sus partidarios con un discurso incendiario. Luego, una gran multitud de esos partidarios, muchos de ellos ondeando banderas de Trump y vistiendo insignias de Trump, irrumpieron violentamente en el Capitolio para apoderarse de los pasillos del gobierno y enviar a los funcionarios electos a la clandestinidad, temiendo por su seguridad.

Pero si el caos en el Capitolio conmocionó al país, uno de los aspectos más inquietantes de este día tan inquietante fue que se podía ver venir. El propio presidente casi lo había marcado con un círculo en el calendario de la nación.

"Gran protesta en D.C. el 6 de enero", tuiteó Trump el 19 de diciembre, solo uno de varios de sus tuits para promover el día. "¡Estén allí, será salvaje!"

Y sus seguidores tomaron la palabra del presidente.

"Si no están preparados para usar la fuerza para defender la civilización, entonces estén preparados para aceptar la barbarie", publicó un miembro del grupo Red-State Secession en Facebook la víspera del día señalado.

Debajo, decenas de personas publicaron comentarios que incluían fotografías del armamento, incluidos rifles de asalto, que dijeron que planeaban llevar al mitin. También hubo comentarios que se referían a “ocupar” el Capitolio y obligar al Congreso a revocar las elecciones de noviembre que Joseph R. Biden Jr. había ganado y que Trump había perdido.

Renée DiResta, investigadora que estudia los movimientos en línea en el Observatorio de Internet de Stanford, dijo que la violenta interrupción en el Capitolio este miércoles fue el resultado de movimientos en línea que operan en redes sociales cerradas donde las denuncias de fraude electoral y una elección robada encontraron oxígeno.

"Esta es una demostración del impacto en el mundo real de las cámaras de eco", dijo DiResta.

Las raíces de uno de los momentos más oscuros de la democracia estadounidense se remontan al menos al 4 de noviembre, el día después de las elecciones presidenciales que Trump perdería decisivamente ante Biden. Ese día, se formó el primer grupo “Stop the Steal” en Facebook, y despegó rápidamente, dándose cuenta en un momento de 100 nuevos miembros cada 10 segundos. El grupo aumentó a 320 mil seguidores antes de que Facebook lo cerrara.

A medida que seguían apareciendo cientos de nuevos grupos “Stop the Steal”, Facebook se volvió más agresivo al cerrarlos, lo que llevó a algunos partidarios de extrema derecha de Trump, incluidos algunos involucrados en milicias y grupos de conspiración, a mudarse a nuevos grupos menos restrictivos. sitios de redes sociales, incluidos Parler y Gab. Y fue en estos sitios donde cobró impulso un movimiento para organizar una manifestación de protesta a favor de Trump en Washington.

Varios activistas de derecha, incluido Ali Alexander, un operativo republicano que antes se conocía como Ali Akbar, comenzaron a emerger como líderes de “Stop the Steal”. Sus teorías de conspiración y afirmaciones de fraude electoral libres de hechos reflejan de cerca los mismos cargos infundados que ha formulado Trump.

Pero primero vinieron las declaraciones del presidente, pronunciadas en la Elipse, al sur de la Casa Blanca.

“Nunca nos rendiremos”, dijo. “Nunca concederemos. Eso nunca pasará. No concedes cuando se trata de un robo. Nuestro país ha tenido suficiente. No lo soportaremos más".

Trump concluyó su exhortación de 70 minutos alentando a todos a caminar por Pennsylvania Avenue para dar a los republicanos en el Capitolio "el tipo de orgullo y audacia que necesitan para recuperar nuestro país". Luego, el presidente de los Estados Unidos regresó a la Casa Blanca, a una distancia prudente del caos que se desarrollaba.