Estados Unidos

Investigan las muertes inexplicables de aves en Nuevo México

Científicos se esfuerzan por determinar qué está provocando una de las muertes de aves más grandes del suroeste de Estados Unidos

Allison Salas/New Mexico State University / The New York Times / Aves muertos

The New York Times

miércoles, 16 septiembre 2020 | 09:43

Albuquerque— Un gran número de aves migratorias están cayendo muertas alrededor de Nuevo México, mientras los científicos se esfuerzan por determinar qué está provocando una de las muertes de aves más grandes del suroeste de Estados Unidos en la memoria reciente.

Después de que las personas comenzaron a encontrar las aves muertas en los últimos días, en lugares que van desde senderos hasta caminos suburbanos y campos de golf, el misterio de qué está causando la muerte se ha intensificado.

Los biólogos están examinando si los incendios forestales en la costa oeste pueden ser un factor en las muertes, con columnas de humo que pueden alterar las rutas de migración o aumentar las toxinas inhaladas por las aves.

Investigadores de universidades de Nuevo México y otras partes del país también están analizando otros posibles factores, como una reciente ola de frío en el oeste de las montañas o la sequía en el suroeste que ha agotado las poblaciones de insectos que son fuente de alimento para muchos pájaros migratorios.

“Nunca había visto nada como esto en Nuevo México en los últimos tiempos”, dijo Martha Desmond, profesora del departamento de peces, vida silvestre y ecología de la conservación de la Universidad Estatal de Nuevo México.

Una de las primeras alertas sobre las muertes se produjo el 20 de agosto, cuando un informe describió un fuerte aumento de aves muertas encontradas en White Sands Missile Range en el sur de Nuevo México, dijo la doctora Desmond.

Desde entonces, Desmond y otros investigadores han presentado informes de aves migratorias muertas que se encuentran en muchas partes de Nuevo México, así como en partes del sur de Colorado y el oeste de Texas. Desmond dijo que el número de aves muertas en la región fácilmente podría ascender a cientos de miles.

Trish Cutler, bióloga de vida silvestre en White Sands Missile Range, dijo que normalmente se reportan media docena de aves migratorias muertas en el sitio de pruebas de armas en una semana normal. “Esta última semana hemos tenido un par de cientos, así que realmente nos llamó la atención”, dijo Cutler.

Los residentes de diferentes partes de Nuevo México comenzaron cada vez más a publicar informes similares en los últimos días.

Andrew Farnsworth, investigador del Laboratorio de Ornitología de Cornell, señaló que las muertes comenzaron antes de la fuerte caída de las temperaturas en Nuevo México la semana pasada. Agregó que las muertes representaron "claramente un evento importante" en el problema más amplio de la muerte de aves migratorias, que a menudo suceden por gatos o por chocar contra estructuras artificiales.

Tristanna Bickford, portavoz del Departamento de Caza y Pesca de Nuevo México, dijo que pasaría algún tiempo antes de que los biólogos pudieran determinar de manera concluyente qué estaba causando las muertes.

Mientras tanto, Bickford instó a las personas que se encuentren con aves enfermas o muertas a proceder con precaución. Ella recomendó mantener a los gatos en el interior para aliviar el estrés adicional en las aves migratorias e instó a las personas a usar guantes si recolectan muestras de aves muertas para entregarlas a las autoridades de caza y pesca.