Estados Unidos

Las dos Américas financian las campañas de Trump y Biden

La recaudación de los candidatos se dividió entre los votantes con títulos universitarios y los de la clase trabajadora

Associated Press / Donald Trump y Joe Biden en su último debate

The New York Times

lunes, 26 octubre 2020 | 16:43

Nueva York— Joe Biden ha ultrajado al presidente Trump por la fortaleza de algunos de los códigos postales más ricos y educados de los Estados Unidos, aumentando el puntaje de recaudación de fondos en ciudades y suburbios de manera tan rotunda que recaudó más dinero que Trump en todos menos en dos días en los últimos dos meses, según un análisis del New York Times de mil 800 millones de dólares donados por 7.6 millones de personas desde abril.

Los datos revelan, por primera vez, no solo cuando Biden superó decisivamente a Trump en la carrera por el dinero, sucedió el día en que la senadora Kamala Harris se unió a la boleta, sino también qué rincones del país, geográfica y demográficamente, impulsaron un aumento notable.

Los hallazgos pintan un retrato de dos candidatos que, de muchas maneras, están financiando sus campañas desde dos Américas diferentes.

No es solo que gran parte del apoyo más fuerte de Biden provenga de manera abrumadora de las dos costas, lo que sucede. O que la base financiera de Trump está en Texas, que también sucede. Es que, en todo el país, hasta el nivel del código postal, algunas de las mismas divisiones que están impulsando las elecciones de 2020, a lo largo de las líneas de clase y educación, también están modificando fundamentalmente la forma en que los dos partidos pagan sus campañas.

Durante años, los votantes adinerados y con educación universitaria, en su mayoría blancos, habían sido la base del Partido Republicano. Las encuestas a boca de urna mostraron que los republicanos ganaron graduados universitarios a nivel nacional de 1988 a 2004, y nuevamente en 2012. Los votantes que ganaban al menos 100 mil dólares al año históricamente también se han alineado con la mayoría de los candidatos presidenciales republicanos por márgenes cómodos.

Pero con Trump, los republicanos han perdido el apoyo de los votantes blancos con títulos universitarios, quienes, según las encuestas, han sido repelidos por su adopción de una política de división cultural y agravio racial.

Los datos de recaudación de fondos sugieren que la erosión no solo está dañando las perspectivas electorales del partido, sino también sus resultados económicos.

Trump también perdió la carrera por el dinero en 2016, pero movilizó una base de votantes blancos de la clase trabajadora que compensaron sus pérdidas entre los votantes con educación universitaria. Ahora está tratando de aprovechar los poderes de la incumbencia para hacerlo en un grado aún mayor. Pero gane o pierda, Trump ha acelerado un realineamiento político.

En los códigos postales con un ingreso familiar promedio de al menos 100 mil dólares anuales, Biden aplastó a Trump en la recaudación de fondos, 486 millones de dólares por solo 167 millones de dólares, lo que representa casi toda su ventaja financiera. En el resto del país, los dos estaban estrechamente unidos.

Fue una historia similar en los sectores más educados del país, solo que aún más pronunciada.

De los códigos postales donde al menos el 65 por ciento de las personas se habían graduado de la universidad, un poco más de mil de los casi 32 mil códigos postales poblados que informaron donaciones, Biden superó a Trump por 478 millones a 104 millones de dólares. Por debajo de ese nivel educativo, Trump estaba por delante por casi 40 millones de dólares.