Estados Unidos

'Perdedor': Un temor de toda la vida que enmarcó la presidencia de Trump

El mandatario siempre trató de esquivar el humillante epíteto que rápidamente le aplicaba a otros

Associated Press

The New York Times

jueves, 26 noviembre 2020 | 17:19

Estados Unidos— En las ahora distantes primarias presidenciales del 2016, el senador Ted Cruz de Texas ganó fácilmente las reuniones electorales de Iowa. Eso fue determinado por un método que últimamente ha sido atacado pero en ese momento fue considerado como estándar: las matemáticas elementales.

Uno de los perdedores de Iowa, el constructor y personaje de la televisión Donald J. Trump, pronto acusó a Cruz de robo electoral. Lanzó varios tweets incendiarios, incluyendo éste que pronosticaba el actual momento de la democracia que fue puesta a prueba: “En base en el fraude cometido por el senador Ted Cruz durante las reuniones electorales de Iowa, se debería hacer una nueva elección o los resultados de Cruz deberían ser anulados”.

El episodio se esfumó en el tsunami de fuertes críticas políticas durante la presidencia de Trump. Eso refleja lo que dicen los que han trabajado con Trump de que es su modus operandi cuando está tratando de esquivar el humillante epíteto que rápidamente le aplica a otros: Perdedor.

“Lo primero que le dice a alguien que lo ha importunado es perdedor”, comentó Jack O´Donnell, quien estuvo a cargo del casino Atlantic City de Trump en los años 1980.

“Es su principal palabra de ataque. Lo peor en este mundo es ser un perdedor. Para evitar ser llamado de esa manera, él puede hacer o decir cualquier cosa”.

Esto es una cuestión de récords, ya que Trump ha sido un perdedor en muchos negocios. De hecho, su éxito más grande no provino del negocio inmobiliario sino de la creación de un personaje de la televisión alterno a la realidad que se hizo muy popular --- Donald Trump, el maestro de la sala de juntas --- lo que finalmente lo condujo a la Casa Blanca.

A lo largo de toda su carrera, ha sido adulado y atacado --- en la prensa, en las demandas y últimamente, por supuesto, en Twitter --- siempre que se enfrenta a algo que es menos que el superlativo del momento: el más grande, más inteligente, el más saludable, el mejor.

Esto, en ocasiones ha requerido de intentos audaces para cambiar un negativo en positivo, usualmente diciendo algo una y otra vez hasta que reemplaza la verdad o cansa a la audiencia y hace que se rinda.

Desde que Joseph R. Biden fue declarado ganador de la elección del 3 de noviembre --- y por lo tanto, Trump fue declarado perdedor --- el presidente ha hecho declaraciones sin fundamento y en repetidas ocasiones de que hubo un proceso electoral fraudulento y corrupto.