Estados Unidos

¿Por qué Trump quiere un censo inexacto?

La gran cantidad de información demográfica que reúne determina quién acumula más poder político en el Congreso y los estados

The New York Times

sábado, 12 septiembre 2020 | 21:31

Es difícil exagerar la importancia del censo en la vida diaria de Estados Unidos. La gran cantidad de información demográfica que reúne determina quién acumula más poder político en el Congreso y los estados, puede destinar más de un billón de dólares de financiamiento federal para la atención médica y otros servicios cruciales, guía las decisiones económicas a largo plazo de los gobiernos, corporaciones y tiendas familiares, ayuda a determinar la ubicación de carreteras y escuelas, hospitales y viviendas, policía y estaciones de bomberos.

Todos los estadounidenses, en donde quiera que vivan y cualquiera que sea su política, dependen de que el censo esté completo y sea lo más preciso posible.

En medio de la pandemia que cerró la mayor parte del país durante meses, eso significó otorgarle tiempo adicional para que el conteo sea concluido y la información sea procesada. Así que, ¿Por qué la administración Trump está luchando contra cada paso que se da en ese sentido?

En el mes de agosto, la administración Trump revirtió el curso de las cosas de manera abrupta y sin explicación, anunciando que la recolección de información terminaría un mes antes, el 30 de septiembre. La fecha límite para distribuir la información al Congreso sigue siendo el 31 de diciembre, en lugar del 30 de abril del 2021, como el Buró del Censo lo había solicitado durante la primavera.

En otras palabras, el Buró tiene aproximadamente la mitad del tiempo que solicitó inicialmente para concluir su trabajo.

El 4 de septiembre, un juez federal de California bloqueó temporalmente la fecha anticipada que fijó la administración, señalando que “un conteo inexacto podría no ser remediado en otra década”. El bloqueo durará hasta el jueves, fecha en que el juez espera que la administración explique por qué necesita terminar el censo tan rápidamente.

Cualquiera que haya estado poniendo atención a los últimos cuatro años sabe exactamente por qué: la administración Trump, una vez más, está usando su poder ejecutivo para tratar de mantener el poder político.