Estados Unidos

Se desvanece nuevo estímulo propuesto por Donald Trump

Las perspectivas de más controles de apoyo monetario y el alivio de la pandemia decrecen ante la última oferta de Trump

Tomada de internet

Erica Werner, Jeff Stein / The Washington Post

lunes, 12 octubre 2020 | 06:00

Washington— Los republicanos del Senado y la presidenta de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, demócrata por California, plantearon intensas objeciones el pasado sábado a una nueva propuesta de alivio económico de 1.8 billones de dólares de la administración Trump, lo que debilitó en gran medida las perspectivas de un acuerdo de alivio del coronavirus antes de las elecciones.

En una conferencia telefónica el sábado por la mañana con el secretario del Tesoro, Steven Mnuchin, y el jefe de gabinete de la Casa Blanca, Mark Meadows, varios senadores republicanos denunciaron la propuesta, atacando el precio como demasiado alto, cuestionando la dirección general y criticando las propuestas individuales, según varias personas que participaron en la convocatoria o se les informó sobre su contenido. Hablaron bajo condición de anonimato para detallar la discusión privada.

El senador John Barrasso, republicano de Wyoming, calificó la propuesta de expansión de los créditos fiscales de la Ley del Cuidado de Salud a Bajo Precio para los desempleados, como “una enorme traición” a la oposición de larga historia del Partido Republicano al Obamacare.

“No lo entiendo”, dijo el senador Rick Scott, republicano por Florida, sobre la gigantesca propuesta de gasto que incorpora una serie de prioridades demócratas que son una maldición para el Partido Republicano.

La senadora Marsha Blackburn, republicana por Tennessee, predijo que el avance de dicha legislación sería la “sentencia de muerte” de la mayoría republicana.

El senador Mike Lee, republicano por Utah, dijo que el acuerdo podría complicar el momento en que el Senado intenta llenar la vacante de la Corte Suprema este mes y dañar a los republicanos en las urnas porque la pelea de la Corte Suprema ya no estaría al frente y al centro.

La oposición fue tan feroz que Meadows le dijo al grupo en un momento: “Todos ustedes tendrán que venir a mi funeral” porque tendría que llevar su mensaje al presidente Donald Trump. El presidente ha comenzado a presionar agresivamente por un nuevo gran acuerdo de gastos que espera pueda aumentar sus posibilidades de reelección, revirtiendo el rumbo después de que interrumpió las conversaciones a principios de semana. Mnuchin envió la última oferta de la Casa Blanca el pasado viernes.

Casi en el mismo momento en que los republicanos del Senado estaban en la conferencia telefónica, Pelosi envió una carta a los demócratas de la Cámara en la que señalaba que la propuesta de la Casa Blanca necesitaría cambios significativos y que daba “un paso adelante, dos pasos atrás”.

Pelosi dijo que la oferta del presidente no contenía suficientes gastos para seguro de desempleo, ayuda estatal y local, cuidado de niños u otras prioridades demócratas. Ella dijo que también incluye un lenguaje “imprudente” sobre protecciones de responsabilidad para empresas y otros. Los demócratas de la Cámara de Representantes han estado impulsando una legislación con un precio de 2.2 billones de dólares.