Estados Unidos

Una nueva oleada del virus provoca restricciones y retrocesos

Gobernadores, alcaldes y otros funcionarios están ordenando restricciones

Associated Press / Un letrero indica pruebas de Covid-19

The New York Times

martes, 17 noviembre 2020 | 19:18

Nueva York— La escena era familiar: la gobernadora Gretchen Whitmer de Michigan, se refirió a la rápida escalada del coronavirus en su estado, por lo que, desde un atril anunció las nuevas restricciones para impedir que el virus se propague sin control.

En unas horas, empezó la crítica.

A medida que la crisis del coronavirus ha ido aumentando con renovada fuerza en Estados Unidos, superando los 11 millones de casos y amenazando con abarrotar los hospitales de todo el país, los gobernadores, alcaldes y otros funcionarios están ordenando restricciones, y una vez más se encuentran en la encrucijada de la salud pública y la crisis económica.

California, el estado de Washington, Michigan y Oregon han cerrado el servicio en el interior de los restaurantes, entre otras medidas. En Chicago, una nueva orden de quedarse en casa entró en vigor este lunes. En Filadelfia, el alcalde Jim Kenney presentó una nueva serie de reglas contra el coronavirus, incluyendo una prohibición a la mayoría de las reuniones privadas en el interior, y una súplica: “No tomen esto a la ligera. Créanme, que deseo más que nada en el mundo que nada de esto fuera necesario”, dijo.

La nueva oleada de restricciones ocurre en un momento en que los oficiales de salud de todo el país están reportando más casos nuevos y más hospitalizaciones del virus que nunca antes, los expertos están advirtiendo que otros 100 a 200 mil estadounidenses podrían morir del virus en los próximos meses si no se toma una acción significativa.

Sin embargo, las nuevas restricciones están enfrentando resistencia y ha sido especialmente feroz en Michigan, en donde la gobernadora Whitmer, quien es demócrata, dijo este domingo por la noche que cerraría los restaurantes, casinos y cines y detendría el aprendizaje presencial en las preparatorias y universidades durante tres semanas.

Un legislador estatal rápidamente hizo un llamado para que fuera destituida, mientras que el Dr. Scott Atlas, asesor de coronavirus del presidente Trump, urgió a la gente de este estado a “levantarse” en protesta.