Estados Unidos

Visita Trump una California en cenizas para evaluar daños de incendios

El mandatario enfrenta las consecuencias de una realidad que se ha negado a aceptar: los efectos devastadores del calentamiento global

Associated Press

The New York Times

lunes, 14 septiembre 2020 | 10:12

Washington.- Cuando el presidente Trump vuele a California este lunes para evaluar los devastadores incendios forestales del estado, se encontrará cara a cara con las sombrías consecuencias de una realidad que se ha negado obstinadamente a aceptar: los efectos devastadores del calentamiento del planeta.

Para la comunidad científica mundial, los acres de tierra quemada y los cielos llenos de cenizas en todo el oeste de Estados Unidos son el resultado trágico, pero predecible, del cambio climático acelerado. Hace casi dos años, los científicos del gobierno federal concluyeron que las emisiones de gases de efecto invernadero por la quema de combustibles fósiles podrían triplicar la frecuencia de incendios graves en los estados del oeste de Estados Unidos.

Pero el presidente ha utilizado su tiempo en el cargo más alto de la nación para promover agresivamente la quema de combustibles fósiles, principalmente al hacer retroceder o debilitar todas las políticas federales importantes destinadas a combatir las emisiones peligrosas. Al mismo tiempo, Trump y sus altos funcionarios ambientales se han burlado, negado o minimizado regularmente la ciencia establecida del cambio climático causado por el hombre.

Ahora, mientras lucha por un segundo mandato en la Casa Blanca, Trump ha duplicado su agenda anti-climática como una forma de apelar a sus principales partidarios. En un mitin en Pensilvania el mes pasado, culpó a California por no "limpiar sus pisos" de hojas, amenazando con "hacer que paguen por no escuchar".

Los incendios letales que se extienden por el oeste, así como el coronavirus que ha devastado al país durante meses, son una advertencia para el presidente de que muchos votantes pueden responsabilizarlo a él y a su administración por hacer a un lado a los expertos científicos y no movilizar de manera efectiva al gobierno para minimizar los efectos naturales y desastres que han cobrado vidas, dañado propiedades y amenazado la prosperidad económica.