Internacional

Cierre de fronteras por virus dejó atrapados a miles de marineros en el mar

El proceso conocido como cambio de tripulación fue suspendido y seis meses después luchan contra el agotamiento y la desesperación

The New York Times

The New York Times

miércoles, 09 septiembre 2020 | 08:54

Cuando las fronteras se cerraron debido a la pandemia, la gente en barcos de todo el mundo de repente no tuvo cómo volver a casa. Para los buques de carga, el proceso conocido como cambio de tripulación, en el que los marineros son reemplazados por otros nuevos a medida que expiran sus contratos, casi se paraliza.

Seis meses después, no hay solución a la vista.

En junio, Naciones Unidas calificó la situación como una "creciente crisis humanitaria y de seguridad".

El mes pasado, la Federación Internacional de Trabajadores del Transporte, un sindicato de gente de mar, calculó que 300 mil de los 1.2 millones de tripulantes en el mar estaban esencialmente varados en sus barcos, trabajando más allá de la expiración de sus contratos originales y luchando contra el aislamiento, la incertidumbre y la fatiga.

Algunos miembros de la tripulación han comenzado a negarse a trabajar, lo que obliga a los barcos a permanecer en el puerto. Y muchos en la industria del transporte marítimo temen que el estrés y el cansancio provoquen accidentes, quizás desastrosos.

Ralph Santillan, un marinero mercante de Filipinas, no ha tenido permiso en tierra en medio año. Han pasado 18 meses desde que se presentó a trabajar en su barco, que transporta maíz, cebada y otros productos básicos en todo el mundo. Ha pasado aún más tiempo desde que vio a su esposa e hijo.

Se suponía que su tiempo en el barco, donde pasa largos días quitando óxido de la cubierta o limpiando bodegas de carga, terminó en febrero, después de un período de 11 meses, la duración máxima para el contrato de un marino. Pero la pandemia de Covid-19 llevó a los países a comenzar a cerrar fronteras y a negarse a permitir que los marineros desembarcaran.

"No hay nada que pueda hacer", dijo Ralph Santillan. "Tengo que dejarle a Dios lo que pueda pasar aquí".