Internacional

Cómo el mundo aprende a vivir con una pandemia mortal

Países que parecían controlar el coronavirus se están adaptando a la realidad de que la enfermedad llegó para quedarse

The New York Times

The New York Times

miércoles, 24 junio 2020 | 08:55

Nueva York.- China está realizando pruebas a los trabajadores de restaurantes y conductores de reparto cuadra por cuadra. Corea del Sur les dice a las personas que lleven dos tipos de máscaras para diferentes situaciones sociales de riesgo. Alemania exige que las comunidades tomen medidas enérgicas cuando el número de infecciones alcanza ciertos umbrales. Gran Bretaña se centrará en los brotes locales en una estrategia que el primer ministro Boris Johnson llama "Whac-A-Mole".

En todo el mundo, los gobiernos que parecían controlar al coronavirus se están adaptando a la realidad de que la enfermedad llegó para quedarse. Pero en un cambio de los cierres nacionales dañinos, están buscando formas específicas de encontrar y detener los nuevos brotes antes de que se conviertan en la tercera o cuarta oleada.

Si bien los detalles difieren, las estrategias requieren que los gobiernos tengan flexibilidad para ajustar o relajar las restricciones según sea necesario. Requieren una combinación de pruebas y monitoreo intensivos, tiempos de respuesta rápidos por parte de las autoridades, gestión estricta de las fronteras y recordatorios constantes a sus ciudadanos de los peligros del contacto humano frecuente.

Las estrategias a menudo obligan a los gobiernos centrales y funcionarios locales a compartir datos y trabajar en estrecha colaboración, superando sistemas informáticos incompatibles, batallas territoriales y otras rivalidades burocráticas de largo tiempo. En Gran Bretaña, algunos funcionarios locales dicen que sus esfuerzos no están suficientemente coordinados.

Las estrategias cambiantes son un reconocimiento de que incluso los países más exitosos no pueden declarar la victoria hasta que se encuentre una vacuna. También muestran el desafío presentado por países como Estados Unidos, Brasil e India, donde las autoridades nunca contuvieron los brotes iniciales y el coronavirus continua amenazando con propagarse.

"Siempre va a estar con nosotros", dijo Simon James Thornley, epidemiólogo de la Universidad de Auckland en Nueva Zelanda. "No creo que podamos eliminar el virus a largo plazo. Vamos a necesitar aprender a vivir con el virus".