Internacional

Coronavirus gana terreno en América Latina

México y el resto de Latinoamérica, se han convertido rápidamente en un punto focal de la pandemia

The New York Times

The New York Times

martes, 23 junio 2020 | 13:16

Ciudad de México.- A finales de marzo, el gobierno mexicano pronosticó con calma que su brote de coronavirus alcanzaría su punto máximo en abril. Unas semanas después, cambió su predicción a mediados de mayo. Y luego a finales de mayo. Y luego a junio.

Ahora, con las nuevas infecciones en aumento y el gobierno enfrentando una ira creciente, incluso el ridículo, por sus constantes conjeturas, muchos mexicanos han llegado a su propia conclusión: nadie lo sabe realmente.

"Obviamente, la predicción no es garantía de precisión", reconoció Hugo López-Gatell, el funcionario federal de salud a cargo de la respuesta del virus de la nación.

México, como el resto de América Latina, se ha convertido rápidamente en un punto focal de la pandemia, una frontera preocupante para un virus que ha cobrado la vida de más de 460 mil personas e infectado a más de nueve millones en todo el mundo.

El coronavirus tarde o temprano iba a golpear a América Latina con fuerza. Incluso antes de su llegada, los expertos advirtieron que la mezcla de desigualdad de la región, ciudades densamente pobladas, legiones de trabajadores informales que viven día a día y sistemas de atención médica privados de recursos, podrían socavar incluso los mejores intentos para frenar la pandemia.

Pero al ignorar los peligros, confundir la respuesta, descartar la orientación científica o experta, retener datos y simplemente negar el alcance del brote, algunos gobiernos han empeorado las cosas.

Han pasado meses desde que la pandemia golpeó a América Latina, pero a diferencia de partes de Asia, Europa y las ciudades más afectadas en los Estados Unidos, el virus solo está ganando fuerza en toda la región. Las muertes se han más que duplicado en América Latina en un mes, según la Organización Panamericana de la Salud, y la región ahora representa varios de los peores brotes del mundo.

En las últimas semanas, Brasil a menudo ha registrado el mayor número de nuevas infecciones y muertes diarias en el mundo, y no muestra signos de desaceleración. Perú y Chile ahora tienen más casos per cápita que los Estados Unidos. Los casos continúan aumentando en México, que recientemente se convirtió en uno de los pocos países del mundo en alcanzar mil muertes o más en un solo día.

Y a medida que el virus irrumpe en la región, la corrupción ha florecido, la intensa polarización política en algunos países se ha profundizado y algunos gobiernos han reducido los derechos civiles. En El Salvador, miles de personas han sido detenidas, muchas por violar las órdenes de quedarse en casa, a pesar de las demandas de la Corte Suprema de terminar con las detenciones.

Las economías ya se debilitaron antes de que el virus cayera en el precipicio de la ruina. Millones están sin trabajo, con millones más en riesgo. Las Naciones Unidas han dicho que la pandemia podría provocar una caída del 5.3 por ciento en la economía regional, la peor en un siglo, orillando a unos 16 millones de personas a la pobreza extrema.