Internacional

Peregrinos, en menor cantidad llegan a La Meca para el hajj anual

La peregrinación anual a la ciudad sagrada es un ritual que se supone que todos los musulmanes deben realizar al menos una vez en la vida

The New York Times

The New York Times

jueves, 30 julio 2020 | 09:48

Beirut, Líbano.- En cualquier otro año, los musulmanes que realizan el hajj, la peregrinación anual a la ciudad sagrada de La Meca que se supone que todos los musulmanes deben realizar al menos una vez en la vida, beberían de un pozo sagrado, besarían la sagrada piedra negra incrustada en la Kaaba, el santuario más sagrado del islam, mientras abarrotaban la Gran Mezquita. Antes de irse de La Meca, recogerían guijarros para apedrear ritualmente al demonio, arrojándolos a una serie de pilares simbólicos.

Sin embargo, durante la edición de coronavirus del hajj que comenzó ayer miércoles, la piedra negra está prohibida para besarse y tocarse. Las autoridades de Arabia Saudita están dando alfombras personales de oración y agua embotellada del pozo sagrado Zamzam en lugar de dejar que los peregrinos beban de las tazas en la mezquita. Incluso los guijarros que los peregrinos arrojan al diablo han sido esterilizados, todo en un esfuerzo por evitar que un brote de coronavirus estropee una peregrinación que la tradición sostiene hace miles de años.

Pero la principal medida de salud pública que el gobierno saudí ha tomado para proteger el hajj es limitar la asistencia, reduciendo una de las multitudes más famosas del mundo a unos pocos seleccionados, socialmente distanciados.

El año pasado, unos 2.5 millones de musulmanes de todo el mundo realizaron el hajj. Este año, Arabia Saudita dijo que permitiría solo mil, todos dentro del reino, aunque algunos informes de noticias sugirieron que el número final podría ser mayor.