Internacional

Tres hermanas mataron a su padre a puñaladas tras años de abusos

Lo atacaron con un martillo, un cuchillo y la misma lata de spray de pimienta que él había usado contra ellas

CNN

El Diario de Juárez

jueves, 30 julio 2020 | 11:23

El cuerpo de Mikhail Khachaturyan fue encontrado en una escalera en un edificio de apartamentos de Moscú, en julio de 2018, con docenas de heridas de cuchillo en el pecho y el cuello, informó CNN.

Unas horas antes de su muerte, había regresado de una clínica psiquiátrica, alineó a sus tres hijas para castigarlas por el desordenado departamento y les roció la cara con gas pimienta, según los investigadores y los abogados de las hermanas. Su hija mayor, Krestina, que tiene asma, se desmayó.

Esa fue la noche en que las hermanas Khachaturyan, Krestina, de 19, Angelina, de 18, y Maria, de 17 años, decidieron matar a su padre. Lo atacaron con un martillo, un cuchillo y la misma lata de spray de pimienta que les había puesto antes.

Las transcripciones de los interrogatorios filtradas a la prensa y verificadas por CNN muestran que las mujeres trataron de infligirse heridas a sí mismas para que pareciera que su padre, que estaba durmiendo al comienzo del ataque, las agredió con un cuchillo primero. Luego llamaron a la policía y a una ambulancia.

Al día siguiente, las tres fueron arrestadas y confesaron el asesinato, diciendo que habían sufrido años de abuso sexual, físico y emocional por parte de su padre, según sus abogados y la oficina del fiscal general ruso.

El verano pasado, las hermanas fueron acusadas de asesinato premeditado, lo que provocó un alboroto entre los activistas en Rusia, que está lidiando con un problema de abuso doméstico de gran alcance.

El caso de los Khachaturyan se convirtió rápidamente en una causa célebre para los grupos de derechos humanos que luchan por aprobar una ley para proteger a las víctimas de abuso doméstico que el Parlamento archivó en 2016.

Después de una larga y enredada investigación previa, su juicio comienza el viernes en una sala de tribunal de Moscú. Las dos hermanas mayores, Krestina y Angelina, serán juzgadas juntas. Maria, que era menor de edad en el momento del asesinato, pero acusada después de cumplir 18 años, también ha sido considerada mentalmente no apta para cometer un asesinato y será juzgada por separado, según Aleksey Liptser, uno de los abogados de las hermanas.