Juárez

A 2 de 3 caídas vs el coronavirus

Luchador hace frente a la pandemia a través del diseño de cubrebocas con la imagen de su máscara

Carlos Sánchez / El Diario de Juárez

Mayra González / El Diario

martes, 23 junio 2020 | 06:00

Ciudad Juárez— Ahora con un nuevo nombre de batalla en homenaje a uno de sus ídolos de la infancia, el luchador juarense Cinta de Oro, que perteneció varios años a la empresa estadounidense WWE, regresó a esta frontera.

Aunque la cuarentena detuvo por unos meses su intención de seguir en los cuadriláteros, esta vez como luchador independiente, dio un giro a su actividad diseñando cubrebocas con la imagen de su máscara, para que los coleccionistas los puedan tener.

Cinta de Oro narró que inició su carrera en esta ciudad hace más de 20 años bajo el nombre de “Místico”, el cual eligió de acuerdo con su personalidad y sus ideales, ya que pertenecía a la iglesia cristiana y realizaba viajes misioneros.

“Mis inicios fueron desde chavalito, iba yo aquí al gimnasio a ver a Rocky, a Cinta, a Flama Roja, al Legionario y a todos ellos, ese era mi sueño desde niño, era lo único que yo quería hacer”, recordó.

Sin embargo, debido a políticas de las empresas nacionales que controlan los cuadriláteros, el nombre de Místico le fue asignado a otro luchador de la Ciudad de México. (Mayra Selene González)

Una larga historia en el cuadrilátero

Cuando yo hice mi equipo para hacerme luchador era nuevo y no tenía ni idea, nunca registré el nombre porque no sabía y estaba una promotora de México aquí, Teresa Reyes, cuando tuve problemas con ellos porque no les gustaba que fuera yo a trabajar a otros lados. Ellos querían sacar provecho y pagarme muy poquito; el nombre (Místico) lo registraron en México sin yo saberlo, hicieron con ese personaje todo un estilo de vida, dijeron que era un niño de la calle y era nada más una historia. No era culpa de él, la empresa le dijo ‘tú vas a hacer esto’ y jamás se dieron cuenta que estaban afectando a otro muchacho que tenía sueños”, mencionó.

El hoy Cinta de Oro siguió luchando con el nombre de “Místico de Juárez”, en Monterrey, sin embargo, afirma, los promotores de México le cerraron las puertas debido a que ya había alguien con ese nombre.

Posteriormente se dio a conocer en Estados Unidos como “Incógnito” y fue así como en diciembre de 2009 recibió la invitación para realizar una prueba para ingresar a la WWE, una de las empresas más grandes del mundo, para lo cual primero tuvo que acudir a la escuela de esa compañía para adaptarse al lenguaje y a la lucha libre internacional. 

“Mi debut fue contra Alberto Del Río”, recordó.

Sin embargo, durante ese proceso, a los pocos meses fue contratado también el Místico de México y le dieron el nombre de “Sin Cara”.

“Desafortunadamente nunca se adaptó y la empresa empezó a poner más sus ojos en mí y entro yo a suplirlo como Sin Cara. Al principio la gente no se daba cuenta de la diferencia, al poco tiempo que regresa él se empezó a hacer la rivalidad de Sin Cara contra Sin Cara y yo me convierto en el Sin Cara negro, que era el rudo”, comentó.

Al pedir su liberación de WWE en febrero pasado, regresó a esta ciudad y decidió hacer un homenaje a Cinta de Oro, para lo cual contó con la autorización de los hijos de ese legendario luchador, sin embargo había otro joven que luchaba bajo el nombre de Cinta de Oro Junior, al cual, asegura, no quiso afectar.

Cubrebocas en lugar de máscara

Como parte de la promoción para su nueva identidad, el hoy Cinta de Oro decidió que la pandemia no detendría sus planes, sino que sería parte de su historia.

“Tendremos que adaptarnos a usar cubrebocas por tiempo indefinido y comprar un cubrebocas es más barato que comprar una máscara”, mencionó.

Cada una de estas piezas está hecha con el mismo material de la máscara, para que los coleccionistas los puedan adquirir, destacó.

Dijo que los aficionados que deseen contactarlo pueden hacerlo a través de sus redes sociales @cintadeoro en Instagram y Twitter, y Cinta de Oro oficial en Facebook.